top of page

Al no archivarse causa, Néstor Humberto Martínez más involucrado en Caso Pizano




La Fiscalía tendrá que seguir investigando la muerte del ingeniero Jorge Enrique Pizano, testigo clave en el caso de corrupción Odebrecht. La decisión la tomó el juez tercero de conocimiento de Funza, Cundinamarca, quien negó la solicitud del ente investigador de precluir el caso. El despacho consideró que aún hay muchas dudas al rededor de la muerte de Pizano y de su hijo y que el ente investigador debe seguir indagando.


El juez consideró que dentro del caso todavía hay muchas dudas sobre la muerte de Pizano y de su hijo Alejando Pizano Ponce de León, ocurridas en 8 y 9 de noviembre de 2018. Según el despacho, los testigos incluidos en el caso por parte del ente investigador han entregado versiones contradictorias.  

  

Uno de los principales argumentos de la Fiscalía es que, supuestamente, el ingeniero Pizano se había suicidado y que eso quedaba probado, porque “Jorge Enrique había exteriorizado tendencias suicidas y había contemplado el uso de cianuro. Con antelación, el señor Jorge Enrique tenía como hábito preparar botellas con cianuro”. Sin embargo, el juez señaló que esa hipótesis nunca fue comprobada con testimonios ni documentos.


En la audiencia llevada a cabo este viernes, el juez dijo que “nunca se encontró ni el revólver ni las pastillas de cianuro” que comprobaran la teoría del supuesto suicidio. Señaló también que “la Fiscalía entró totalmente al plano especulativo” y que su petición para archivar el caso carece de sustento.


El abogado de la familia Pizano, Miguel Angel Del Río, celebró la decisión. La familia ha insistido en que la muerte de Jorge Enrique y Alejandro Pizano fue un asesinato y no un suicidio ni accidente, como ha insistido el ente investigador a lo largo del caso.


Dentro de la audiencia, el juez del caso dijo que “la proposición de la Fiscalía General no cumplió con demostrar fehacientemente la causal invocada”. Asimismo, determinó que “hay lugar a precluir la actuación por el deceso del indiciado. La Fiscalía únicamente demostró que Alejandro Ponce de León murió por haber ingerido líquido de una botella que contenía cianuro de potasio que se encontraba en el escritorio de la habitación de su progenitor”.


Para el juez, “existen dudas sobre la muerte por causas naturales de Jorge Enrique Pizano Callejas, sumado a una serie de inconsistencias en el recaudo y manejo probatorio y evidencia de vital importancia en el presente caso”, añadiendo que “existen serias falencias y contradicciones de algunos testigos, por tanto, existen hipótesis que la Fiscalía no abordó para esclarecer los hechos”.


En palabras del juez, “quedó suficientemente claro que la hipótesis elegida por la Fiscalía es solo una posibilidad dentro de la alta gama de probabilidades que resultan igualmente válidas para la averiguación del responsable de la muerte de Alejandro, y que este no despejó. En el recorrido del análisis probatorio, encontró este despacho ciertos pasajes de la investigación en condiciones de incertidumbre y de informaciones incompletas: vacíos y dudas a los que el ente acusador debe darles respuesta”.



Fuente: DIARIO EL ESPECTADOR

19 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page