Asamblea departamental inició oficialmente sesiones

En el centro, el gobernador de Risaralda, Víctor Manuel Tamayo Vargas, presente para la inauguración, mientras a la izquierda lo acompaña el diputado Duván Murillo Grajales, junto a sus similares (derecha), Paola Nieto y Carlos Henao.

Con especial expectativa se vivió la apertura de sesiones ordinarias en el recinto de la Asamblea de Risaralda, teniendo en cuenta no sólo el hecho de estar ante la inminencia de un cambio de administración en el país, sino las recientes ordenanzas a punto de cobrar mayor visibilización y los nuevos proyectos.


Una de las innovaciones más drásticas pero la cual se espera rinda frutos por la excelente recepción que tuvo en días pasados, fue justamente la del diputado por el Partido Social de la Unidad Nacional, Duván Murillo Grajales, quien fue el principal ponente del proyecto de descentralización hoy convertido en ley.


"¡Diputados, a los municipios!"


Oriundo del municipio de Dosquebradas donde fue primero concejal, el también conocido como "el diputado de la educación" por el enorme ascendiente que viene teniendo en el área desde que se inició en la política vernácula, consideró la necesidad de promover el encuentro entre legisladores y ciudadanos del común, sumando a los cabildantes de los distintos municipios.


A dicha impronta de "facilitarle al pueblo saber de las actividades de quienes cada cuatro años respalda con el voto", le siguió el proyecto gemelo de organizar las distintas agendas de trabajo para posibilidar esta importante finalidad, considerando el asesoramiento de personal proveniente de universidades o de la Secretaría de Planeación, para capacitar a los diputados en los distintos aspectos a resolver fuera de su conocimiento.


Pruebas piloto


La enorme aceptación de las sesiones prescindiendo del recinto de la Asamblea en la capital risaraldense y más adelante en el sector del Lago La Pradera del "Municipio Industrial", permitió comprobar la efectividad del ejercicio, con los miembros de la corporación departiendo con los ciudadanos al mejor estilo de las célebres ágoras de la Antigua Grecia.


El éxito llevó a programar una nueva sesión descentralizada esta vez en el municipio de Santa Rosa de Cabal, aunque no haya habido pronunciamiento alguno acerca del lugar donde sería llevada a cabo.


En síntesis, volvió a deliberar la Asamblea de Risaralda otro año más, como un verdadero tributo a la práctica democrática, pero con una participación más activa y directa de aquellos que en definitiva deben ser siempre los protagonistas de los cambios fundamentales: Los pueblos.


Escribe: CARLOS ALBERTO RICCHETTI*









*Periodista, escritor, poeta y cantautor. Director general de Diario EL POLITICÓN DE RISARALDA y de su suplemento, ARCÓN CULTURAL. Integrante de ¡UYAYAY! COLECTIVO POÉTICO, así como del CÍRCULO DE POETAS IGNOTOS.

5 visualizaciones0 comentarios