top of page

Carta abierta al corrupto de César Gaviria



Al insultar al presidente de la República, como usted lo hizo ayer al descalificarle su cordura, alevosamente pretende alterar la estabilidad de las instituciones democráticas de que goza actualmente Colombia.


Conozco bien su diabólico temperamento, no solo porque compartí simultáneamente con usted toda la carrera de economía en la Universidad de los Andes, sino porque en 1974, también simultáneamente, mientras yo encabezaba la lista a la Cámara de Representantes por Risaralda a nombre del Movimiento Popular Gaitanista, usted era el suplente de la señora Gabriela Zuleta, cabeza de lista a la Cámara de Representantes por el partido liberal. Ambas, la señora Zuleta y yo resultamos elegidas y doña Gabriela fue elegida presidenta de la Comisión Económica de la Cámara de Representantes.


Un tiempo después de iniciadas las sesiones parlamentarias, me llegó al apartamento donde yo me alojaba en Pereira, un grueso expediente que recopilaba los robos y delitos cometidos por la representante Gabriela Zuleta a través de los medios que le facilitaban su presidencia en dicha comisión. Muy molesta supe que era mi deber denunciar a alguien que era mi colega y a mi pesar lo hice. Era mi deber y obligación.


En noviembre de 2023, al morir la señora Zuleta, “IFMnoticias.com” comentó: “… la señora Zuleta fue condenada a prisión. Esta líder tuvo mucha cercanía con presidentes como Alfonso López, y Julio César Turbay, fue elegida presidente de la Comisión cuarta de la Cámara de Representantes, que era la que manejaba el presupuesto nacional… allí se manejaban los famosos auxilios parlamentarios que eran parte de la política y apoyaban iniciativas regionales. Por la época se empezó a hablar del abuso en la asignación de esos auxilios. El entonces Magistrado Aníbal Arango, manejó el proceso con mucho valor, porque en la época, los congresistas no iban a la cárcel. Y la poderosa Congresista Gabriela Zuleta Álvarez fue condenada por el mal manejo de esos auxilios y fue a parar a la cárcel El Buen Pastor en Dosquebradas, a pagar una condena de varios años…”.


Un tiempo después, el joven que me llevó los documentos acusatorios volvió a visitarme, para contarme que era César Gaviria – con quien había tenido un altercado - quien me había enviado el expediente con documentos que Gaviria había recopilado cuidadosamente, para poder propiciar, torticeramente, una demanda contra la cabeza de lista, para él poderla reemplazar.


Así fue como César Gaviria ingresó al Congreso como representante a la Cámara y, en hecho abominable como fue el asesinato del líder Luis Carlos Galán, se vió beneficiado al ascender a la Presidencia de la República.


Antes de hoy no había querido hacer públicas las maniobras de Gaviria para infiltrarse ladinamente al Congreso de la República, porque le tengo mucho miedo. Sé que es capaz de todo. Pero ahora creo urgente denunciar qué clase de personaje es el que señala de loco al Presidente de Colombia para abrirle camino al “golpe blando” que está preparando. Gaviria no está loco, es un tortuoso manipulador politiquero que, conscientemente, está al servicio de los intereses de la mafia oligárquica, a la cual ingresó mediante quién sabe qué maniobras.


Escribe: GLORIA GAITÁN*


*Hija del ex candidato presidencial y Caudillo del Pueblo, Jorge Eliécer Gaitán (1903 - 1948)

7 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

コメント


bottom of page