top of page

Con la partida de Fernando Botero, las artes plásticas están de luto



Escribe: JHON JAIRO SALINAS*


Murió Fernando Botero, el artista plástico colombiano más reconocido en el mundo de la pintura y la escultura. Fue conocido por su estilo único de representar figuras exageradamente corpulentas. A través de su arte, Botero buscó resaltar la belleza y la humanidad en todas sus manifestaciones, desafiando los estándares tradicionales de la belleza y capturando la atención del espectador con sus obras cargadas de fuertes simbolismos.


Una de sus obras icónicas del maestro Botero, sin lugar a dudas es la Paloma de la Paz, mil veces destronada, pero a la vez un símbolo eterno en el arte contra la la guerra y la violencia. Maestro no se preocupe algún día será esculpida en las curvas suaves y plumaje sereno de la Paz en Colombia.


Su legado perdurará como uno de los artistas más universales de Colombia ante el mundo.


Con su pincel audaz danzó entre curvas voluptuosas, retratando el mundo con ojos amplios y sonrisas exuberantes. Su arte, abrazo de formas generosas, desafió los cánones establecidos. Con maestría y destreza, pintó y esculpió la realidad con humor y crítica, mostrando la belleza en lo diferente.


Botero: su legado será siempre eterno. Fue toda una obra que trascendió fronteras y nos invitó a reflexionar sobre la diversidad humana.


Las 'gordas de Botero' son un homenaje a la voluptuosidad y a la alegría de vivir sin complejos ni prejuicios. En su obra, el artista colombiano nos enseñó a mirar más allá de la belleza impuesta por la sociedad y a valorar la diversidad de formas y vivos colores que nos rodean. Sus gordas serán un canto permanente a la vida, a la sensualidad, a la crítica y al amor propio por el cuerpo.


Maestro Botero: desde la última cumbre de su existencia, sus manos seguirán siendo pinceles danzantes sobre el lienzo blanco, trazando sueños y emociones en cada pincelada, forjando formas a través de sus enormes esculturas.


Sus ojos seguirán siendo espejos del alma, capturando la belleza oculta en cada rincón del mundo.


Su arte -eternamente- será un lenguaje sin palabras, hablando al corazón de quienes lo contemplan. En cada obra, un universo de colores y formas se despliega, revelando la magia que solo un pintor y magno escultor posee.


En sus trazos encontramos la pasión, la melancolía, la alegría, la denuncia y el misterio. Admirado Botero, su arte perdurará en el tiempo, inmortalizando su genialidad y tocando el alma de aquellos que te admiraron.


Hoy, el mundo de las artes lamenta profundamente la pérdida de este gran artista plástico. Su legado vivirá a través de sus obras de arte, que seguirán inspirando a generaciones futuras.

¡Gracias, maestro Fernando Botero.









*Dirigente y defensor de derechos humanos oriundo del departamento del Quindío. Miembro del Pacto Histórico Quindío. Escritor. Poeta. Corresponsal y periodista tanto de Diario EL POLITICÓN DE RISARALDA, como de su suplemento de ciencias y artes ARCÓN CULTURAL.

7 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page