top of page

Concordancia



NELSON GUZMÁN BAENA*


Cuando estudiaba en el Instituto Técnico Industrial del Quindío  “José María Ramírez H”, ITIQUINDIO Colegio nacional y digo entre los años 1971 – 1976 lo que más recalcaban los docentes en los talleres especializados que allí funcionaban 8 en totalidad y en particular los que cursábamos Construcciones Civiles era la concordancia entre lo social y la naturaleza y siempre que uno llegaba a ese salón donde se profundizaba en dibujar planos arquitectónicos se nos recalcaba, eran obstinados: Jair Peña, Ramon Bedoya, Olmedo Murillo ya estos docentes fallecidos y Gustavo Mora quienes dejaron enseñanzas teóricas prácticas para forjar unos dibujantes y constructores civiles que dignificaran la región.


Subrayaban que la estética, el colorido, las formas, los detalles, cortes horizontales, verticales, cimentaciones, columnas, vigas, cubiertas, señalando cuales eran las áreas de estudio, trabajo y descanso, pertinente del terreno a construir todos estos componentes eran vitales para el desarrollo de la humanidad. Se complementaba con visitas a sectores urbanísticos donde predominaba las excelsas obras civiles llegando a estudiar cimentaciones antisísmicas como se le denominaba en aquellos años hoy sismorresistente y siempre imperaba la pulcritud, la limpieza tanto personal como artística porque al final eso era este taller de con civiles: luminosidad espiritual y material.


Como anécdota Sobre la cimentación cierta ocasión nos fuimos 11 compañeros de estudios de grado sexto de bachillerato (de 41 estudiantes que iniciamos esta especialidad) con el profesor Gustavo Mora a conocer la que se estaba llevando en la obra del hoy edificio TELECOM desparecido en funciones y como de los 11 solo pasaron 2 las varillas de hierro como gatos el ingeniero residente nos dijo y en tono fuerte no vayan a estudiar ingeniería civil ni arquitectura porque aquí se hará una torre metálica algo elevada y ustedes deben estar donde  trabajen los operarios pues si la obra sufre alguna imperfección y llegare a causar tragedia los primeros en responder son ustedes, de modo que no le jalonen a estas disciplinas con un agravante más estos pregrados en el Quindío no se ofrecían; recordemos que ingeniería civil nace con el Acuerdo del Consejo superior No. 016 del 3 de diciembre de 1976 y la facultad de arquitectura creo aun no existía; entonces el SENA era el paso a seguir y con experiencia encofrados, escaleras y otros trabajos en espacio físico y de verdad de los dos estudiantes ITIQUINDIO que pasaron esos barrotes de hierro uno se hizo abogado Gustavo Zarta y el otro arquitecto Luis Alfonso Álvarez  a quienes le decíamos por cariño chamizo y para suerte un constructor destacado Alberto Zapata de lujosas viviendas, edificios, carreteras y otras obras notorias  y atendiendo a la ética orientación pedagógica de mis educadores técnicos no continue con ninguna carrera de obras civiles.


Para completar el día que no fui al colegio se sortearon los proyectos finales de año sexto (hoy 11) y como no asistí a estudiar ese día me obligue a trabajar en un proyecto de estadio para 64.000 personas y carajo nunca había ido a un estadio de futbol y me apoye en un libro de los juegos panamericanos de Cali donde solo se mostraba un corte horizontal y era estrictamente la portería y a partir de esto a diseñar el campo deportivo y seis meses  dibujando durante el día para poder presentar planchas en papel mantequilla: con cortes, fachada, drenajes, entradas de emergencia ambulancias, cabinas para periodistas y transmisión de noticias, parqueadero, gradería en barranco, columnas, y todo proyectado en la zona industrial de Calarcá. Así me gradúe como mal dibujante y pésimo constructor pues no mezclaba ni una pala de arena, con cemento, gravilla y agua. Así de sencillo y con viernes culturales encima termine siendo pésimo dibujante me colocaron un 3 para graduarme y menos alcanzable de constructor. Eso si con un libro sin publicar y en obra negra: Teoría sobre construcciones civiles. 1997


Sigo disfrutando de esta formación que obtuve en mi ITIQUINDIO y por ello me acerco con mucha precaución a este arte, técnica, proyectar y construir denominada arquitectura y me dejo acompañar de sus fascinantes creadores de belleza como son los 5 tomos de Biblioteca Atrium de la Arquitectura, Colección técnica de Bibliotecas; gozando un poco de lo europeo y construcciones incluso de techos para escuelas y colegios y obras inmensas. La revista AXXIS Arquitectura, Diseño y Decoración de renombre internacional donde me encuentro con un diseño para la Universidad del Quindío que tiene una arquitectura en consonancia con el entorno. La autora del articulo Maria Juanita Becerra de marzo 14 de 2024 y el nuevo edificio de la facultad de ciencias agroindustriales donde nos formula que no solo responde a las condiciones del terreno donde se asienta, sino a la riqueza paisajística de la naturaleza que la rodea.


Esto permitirá conjugarse el pensar, hacer y ojalá el sentir de los educandos, educadores y comunidad educativa universitaria en aras de una paz con justicia social y su integración como lo plantea el actual rector Luis Fernando Polania y apoyar de verdad, verdad el sector agropecuario. Esta visión y misión equilibrada que se vive en sus arquitectos del bien común como lo son el equipo compuesto por el hijo de una colega Calarqueña docente Liliana Garzón: Julián Larrota que también bebió sus saberes del INEM y la Universidad la Gran Colombia de Armenia, especialista en bioclimática y creo que por similar estilo académico sus compañeros: Carlos Andres Montaño, Juan Carlos Mejía y Juan Sebastián Quintana construyendo diseños para una dinámica productiva que se vive en nuestro departamento del Quindío.


Aun continúo viendo proyectos de revitalización en algunas de nuestras ciudades como el de La Tebaida y Calarcá donde creo es necesario una veeduría en correspondencia con la departamental y creación de junta de acción comunal efectiva y comprometida con las necesidades del sector, dialogando con estudiantes de arquitectura como próximos a graduarse Jorge Esteban Mora Mejía, Felipe y otros amigos, mas no vinculado porque como reconozco no soy apto para ello y quienes concluirán obras para la armonía sociedad naturaleza serán los arquitectos, ingenieros civiles, constructores.



 











*Responsable Comisión Técnica e Investigación de la U.I.S. (Unión Internacional de Sindicatos) de P y J (Pensionistas y Jubilados) de la F.S.M. (Federación Sindical Mundial). 

52 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Комментарии


bottom of page