Conducta y expresiones que distinguen a los colombianos


Escribe: ZAHUR KLEMATH ZAPATA*

zkz@zahurk.com


Es interesante observar a los colombianos fuera de su país, se les reconoce porque tienen un aire particular en su expresión y su figura. Un peruano, chileno o argentino tienen su toque particular.

A las mujeres se les ve siempre usando tacones altos y bien arregladitas, muy coquetas por lo cierto. Esa expresión de ellas siempre las ve uno y las distingue de inmediato. No necesitan hablar porque su figura lo expresa todo.

Los hombres siguen un patrón diferente, son más sueltos y usan ropa casual, dueños de sí pero con temores escondidos por sentirse que no están en su ambiente. Son desconfiados y miran todo como averiguando qué es lo que pasa en su entorno. Siempre están dispuestos a participar y trabajar lo que sea con tal de ganar un dinero.

Las mujeres quieren conocer a alguien que les de seguridad y sea detallista, pero el idioma les impide llegar donde ellas quieren, pero se esfuerzan.

La concentración de colombianos en New York siempre ha estado en el barrio Jackson Heights, Queens. Hace muchos años, en los 70s lo llamaban “Chapinerito”. Hoy es otra cosa ya que la emigración colombiana no es la de esos años.

Ahora la ciudad está muy deshabitada, los millones de ciudadanos que tenían se han ido. Las calles después de las 6pm están solas y no hay esos atracones de autos que eran desaparecieron. Se siente la soledad en la ciudad. Hay más del 30% de los edificios desocupados y han cerrado más 1.868 restaurantes en lo que va del año.

Ahora es más fácil detectar a los colombianos que caminan por Wall Street o la 42 y Time Square. Todos estos sitios que eran concurridos por miles de turistas dejaron de ser.

Las noticias que antes se escuchaban de Colombia sobre el negocio de la droga ya no se escuchan. Gracias a esa publicidad mediática el país está bien planteado y no es como el colombiano se imagina. En la actualidad hay 35 estados de 50 que han legalizado el consumo de cannabis y esto cambió el concepto, porque si viene de Colombia tiene que ser de buena calidad.

Esa conducta temerosa ya no hay por qué tenerla, la persecución ha desaparecido y las cárceles se están desocupando y dándole trabajo a los que antes estuvieron presos por vender el cannabis a que sean ellos los que la puedan vender porque conocen el negocio.




*Poeta y filósofo estadounidense de origen colombiano. CEO de Diario EL IMPARCIAL y del portal Noticias 5 de Bogotá.

3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo