Consolidar la "Paz Total", acabar con la guerra y promover la inclusión social.

El presidente de Colombia, Gustavo Petro, ha hecho una apuesta total, que para muchos es arriesgada, para jugársela por la paz del país, a la que ha llamado la "paz total", que consiste en negociar con los grupos armados que por años han causado la violencia que desangra la nación, con un componente adicional: volver la búsqueda de la paz una política de Estado e incluir a las comunidades con "diálogos vinculantes".

Esta semana, Danilo Rueda, el comisionado de Paz de Colombia, informó que diez grupos ilegales que operan en el país se han sumado al cese del fuego con el fin de alcanzar esa "paz total".


En conferencia de prensa en Bogotá, Rueda dijo que entre ellos figuran las disidencias de las FARC ahora conocidas como Estado Mayor Central, la Segunda Marquetalia, entre otras.


En las últimas semanas representantes del gobierno de Gustavo Petro estuvieron manteniendo fases exploratorias con grupos armados para alcanzar lo que han denominado “la paz total”.


"Si hay un Estado que se dedica a ponerle trampas a un proceso de paz que el Estado mismo firmó, pues está construyendo la violencia. Se trata de ponerle punto final a eso. Ya no más", dijo Petro la semana pasada a Noticias Caracol sobre la propuesta de negociar con grupos armados y el cumplimiento sobre lo negociado.


Esto sabemos de esta política de paz del gobierno Petro.


¿Qué es la "Paz Total"?


La paz total es un concepto creado por el gobierno de Gustavo Petro con el cual convierte la búsqueda de la paz en una política de Estado. Esto incluye la negociación de paz con grupos armados ilegales, que desangran al país con violencia, masacres y narcotráfico, pero también poner a la comunidad en el centro de esas negociaciones, por ser ellas las que están en medio de la confrontación.


"Es un concepto que no solo implica dialogar simultáneamente con grupos armados ilegales, sino también, de alguna manera, romper con la lógica de lo que han sido los procesos de paz hasta ahora en Colombia ... que se entiende como el diálogo entre un gobierno y un grupo armado en una mesa de conversaciones", dijo el senador Iván Cepeda, el arquitecto de la Paz Total, al diario El Espectador.


Otro componente es que se ponga la política paz como "prioritaria en los asuntos de Estado" y que esta sea transversal en todos los asuntos del país, dijo el ministro del Interior de Colombia, Alfonso Prada, al radicar el proyecto de Ley que establece las reglas de las negociaciones del gobierno con grupos armados.


"Lo que básicamente hace el proyecto es convertir en política de Estado la política de paz", dijo Prada. Es decir, dijo Prada, que los acuerdos de paz tengan un carácter vinculante para que no sean interrumpidos durante su implementación, como ocurrió con el acuerdo de paz de La Habana durante el gobierno de Iván Duque.


"... Que incluso los procesos de paz que están en curso vinculen a los gobiernos siguientes en la continuidad de lo que es un derecho y un paz constitucional como es la búsqueda de la paz que no es potestad exclusiva de un gobierno sino una política constitucional y de Estado", agregó Prada.


¿Cómo se alcanzará?


El proyecto de ley radicado por el gobierno propone:

  • Que representantes autorizados expresamente por el Gobierno nacional puedan llevar a cabo conversaciones y diálogos con estructuras o grupos armados organizados al margen de la ley.

  • Que a través de esos diálogos se pueda alcanzar una solución al conflicto armado, aplicar efectivamente el Derecho Internacional Humanitario, se respeten los derechos humanos, haya cese de hostilidades y se reincorpore a la sociedad a los miembros de esas organizaciones violentas.

  • Una vez inicien los acuerdos se suspenderán las órdenes de captura que se hayan dictado o se dicten en contra de los miembros representantes de las organizaciones armadas, respetando su integridad y seguridad.

  • Los derechos serán los indicadores de la seguridad, en vez de "contar bajas", como se había hecho en gobiernos anteriores, en las que se premiaba la muerte supuestos guerrilleros muertos en combate, que dio origen a los llamados falsos positivos.

  • El servicio militar obligatorio será reemplazado por "servicio social para la paz", en la que los jóvenes deberán promover la alfabetización digital en zonas rurales o urbanas, apoyar a víctimas del conflicto armado, y trabajar para la conservación de la naturaleza y la biodiversidad, entre otros.

Petro ha dicho que el enfoque para combatir la violencia es cambiar el enfoque de donde se ataca el narcotráfico.


"No es ahí donde se cultiva hoja de coca", dijo Petro en Noticias Caracol sobre contra quien debe ir la lucha contra el narcotráfico. "Es donde la cocaína se vuelve dinero colombiano".


"Esto que llamamos narco son la tropa, los peones, los campesinos que no tienen más que hacer, los hijos del campesino... pero eso no es el narcotráfico", dijo Petro. "El narcotráfico es de corbata y de poder, y hay que golpearlos si queremos que realmente haya paz en Colombia".


"Vamos a golpear como toca", añadió.


Los diálogos con organizaciones armadas


El alto comisionado de paz dijo este miércoles que ya se han sumado al menso 10 grupos armados a un cese al fuego. Entre ellos:

  • El EMC (Estado Mayor Central)

  • La Segunda Marquetalia, que son disidentes de las Farc

  • Las Autodefensas Gaitanistas de Colombia, también conocidas como el Clan del Golfo

  • Las Autodefensas de la Sierra Nevada de Santa Marta

Además de otras estructuras armadas de varias ciudades capitales que no especificó.


"Cada grupo con su propia identidad y naturaleza y motivación está expresando su disposición a ser parte de la paz total", dijo Rueda.


"En esta fase de exploración se les ha pedido no matar, no desaparecer, no torturar y vamos avanzando”, agregó Rueda este miércoles en una rueda de prensa.


Para Petro este cese de del fuego "sería el inicio del fin de la violencia”. El mandatario dijo la semana pasada desde Nueva York que desde su gobierno ya han entablado contacto con miembros de disidencias. Y sobre las negociaciones de paz con el ELN, el mandatario dijo que “ya estamos en la antesala”.


Sin embargo, si bien el mandatario ha hecho esta apuesta a la paz hablando de un cambio de enfoque en la lucha contra las drogas —cuyo planteamiento fue el eje central de su discurso en Naciones Unidas este año—, ha dicho que para que el narcotráfico —y con ella la violencia— acabe, aún falta tiempo.


"No significa que se va acabar, no soy ingenuo en eso", dijo Petro a Noticias Caracol. ·Solo se acabará cuando cese la prohibición y manejemos el problema de las drogas como toca manejarlo: como un problema de salud pública y prevención".


Los grupos armados ilegales, con presencia en apartadas regiones selváticas y montañosas del país, tienen más de 6.000 combatientes, según fuentes de seguridad citadas por Reuters. Tanto los rebeldes de izquierda como las bandas criminales participan en la extorsión, el asesinato, el tráfico de drogas y la extracción ilegal de oro, agregó Reuters.


Críticas y apoyos a esta propuesta


La renegociación con disidencias de las Farc, que volvieron a armarse después de los acuerdos de paz firmados durante el gobierno del presidente Juan Manuel Santos, generó críticas en algunos sectores.


Una de las más llamativas fue la del ex jefe negociador del gobierno en La Habana, Humberto de la Calle, quien dijo que renegociando con las disidencias se estaría premiando a quien incumplió con la firma de los acuerdos.


"Reabrir negociaciones con Iván Marquez promueve la cultura del repechaje y envía un mensaje nocivo a los que sí cumplieron, las comunidades comprometidas y a futuras negociaciones", dijo de la Calle la semana pasada.


Entre tanto, el partido de oposición, Centro Democrático dijo que la iniciativa de Paz total es una "apología a la criminalidad".


"La 'Ley de Paz Total' no es nada más que una apología a la criminalidad y la impunidad, el sentido de otorgamiento de nuestra soberanía a los generadores de la violencia y una burla a nuestro marco legal", , en el que señalan como puntos en contra el levantamiento de órdenes de captura contra los miembros de los grupos armados, y lo que llaman "zonas de despeje" para las negociaciones, que el gobierno dispondría para adelantar las negociaciones u donde los grupos armados tendrían una especie de inmunidad durante los diálogos.


Pero organizaciones como Human Rights Watch vieron con buenos ojos la propuesta de paz total de Petro.


"Su política de “paz total”, si se diseña e implementa adecuadamente, podría contribuir a lograr avances en materia de derechos humanos en estas y otras regiones de Colombia que durante décadas han sufrido graves abusos por parte de todos los actores del conflicto armado", dice HRW en su carta enviada a finales de agosto.


La organización envió una carta al mandatario con algunas recomendaciones para llevar a cabo este proyecto con éxito.


Fuente: CNN EN ESPAÑOL (ESTADOS UNIDOS)

2 visualizaciones0 comentarios