Denuncian eventual deteriorio de Biblioteca Pública “Ramón Correa Mejía”


¿Quién responde? Parece insuficiente el arsenal publicitario que busca encubrir el visible abandono y deterioro de los bienes de la Biblioteca Municipal “Ramón Correa Mejía”, la mediocridad de los proyectos que hoy por hoy ejecuta la actual administración, bajo la coordinación del señor Carlos Vicente Sánchez y de la Secretaría de Cultura de Pereira. Por ello, la ciudadanía y líderes culturales se preguntan:


1. ¿Por qué en los últimos dos años no se han ideado estrategias de prevención y mantenimiento de los Paraderos de Libros de los parques Gaitán, El Lago y la Plaza de Bolívar, los cuales han sido destruidos o vandalizados? Necesitan atención urgente, ya que están en riesgo de quedar inutilizables, sea porque ahora (como bien muestran las fotografías) sirven para que los habitantes de calle improvisen cambuches y guarden todo tipo de elementos.


2. ¿Qué planes están en marcha, qué programas, cuánto se ha invertido en ellos, qué estadísticas tienen de las personas que solicitaron libros en estos Paraderos y por qué estos programas, a lo largo del tiempo, no han logrado ser sostenibles?


3. ¿Por qué muchos de los libros que en la actualidad ha editado la Secretaría de Cultura, la colección La Chambrana y los premios literarios municipales, no tienen corrección de estilo y un cuidado editorial que evite el detrimento del dinero público que se invierte en ellos? ¿Por qué dejan circular estos libros, algunos con errores ortotipográficos? ¿Han podido determinar cuántos de ellos presentan faltas de impresión? ¿Han podido subsanar a los autores los libros chuecos? ¿Se ha pedido a la imprenta o al impresor John Jairo Carvajal que responda? ¿Quién hizo la auditoria de este proyecto? ¿Por qué no se hace un control de calidad antes que los libros circulen de mano en mano? Los ganadores del certamen literario del año 2020 fueron presentados en la Feria del Libro (Paisaje, Café y Libro de Expofuturo) sin que la Secretaría de Cultura haya impreso sus obras, se las entregaron en diciembre a los autores y ahora, en el 2022, se presentan en la biblioteca, dos años después de haber ganado.


4. El Premio Nacional de Novela “Ciudad Pereira” lleva diez años “congelado” en 10 millones, sin ampliar su bolsa económica, por el contrario, los últimos años se pasó de imprimir 1000 ejemplares a editar solo 500 ejemplares. ¡Cómo se espera competir con otros certámenes!


5. Se promueve, por parte del actual director de la biblioteca, la sesión de los derechos web de las obras para efectos de difusión de los autores ¡Gratis! Ahora bien, si una obra se puede descargar del internet de forma libre y masiva… ¿Qué editor se atrevería a imprimirla? ¿Cuánto podría obtener el autor por su obra? ¡Nada!


6. Hay temor que las “Bibliobici” sufran igual deterioro que los Paraderos de Libros, ya que requieren de otro vehículo para ser transportadas, es decir, se necesita o requiere de todo un aparato logístico ¡Aquí los pedales están de adorno! No hay Sísifo que pueda arrastrar semejante carga… Surge entonces la pregunta: Estos procesos, ¿serán igual de “exitosos” en un futuro?


7. ¿Por qué se concentran los medios de difusión de la biblioteca pública para publicitar los autores que son cercanos en amistad al director y se menosprecian otros nombres de autores igual de significativos, por ejemplo, Julián Chica Cardona, Jhonatan Arredondo, entre otros? ¿No implica esto un acto de censura? ¿Por qué veta a estos autores?


8. Por último, frente a las denuncias de acoso y maltrato laboral ¿Se adelantan algunas investigaciones por parte de los entes de control? Siempre cabe aquí la reflexión ética, tanto del actual director como de los funcionarios y de la sociedad civil.


Se trata de hacer de Pereira una ciudad donde prime el amor a los bienes públicos, al servicio, por ello el rigor en la defensa de los proyectos en los que se ha demostrado un avance en el goce y apropiación del patrimonio cultural, no debe cesar, ya que se corre el riesgo de abandonar lo que se ha construido para el goce común.


Fuente: DIARIO EL POLITICÓN DE RISARALDA

36 visualizaciones0 comentarios