Descubriendo el agua tibia, por LUIS MIGUEL CÁRDENAS


Escribe: LUIS MIGUEL CÁRDENAS VILLADA

lumica74@hotmail.com

No solo los colombianos pretenden desconocer la realidad sino ocultar sus propias culpas. No les gustaque les digan la verdadtratando siempre de inculpar a los demásde sus propias responsabilidades. Construyen imaginarios propios donde los demás son los actores, cada uno de ellos tiene su propio escenario. La película de la vida la conocen,menos la propiao por lo menos la ignoran deliberadamente. Todos saben de la existencia del agua, pero niegan el liquido que los enjuaga, así estén mojados hasta los tuétanos.


Los humanos que agotaron el común comportamiento decidieron con el imaginario de la propiedad privada crear un colectivo más allá de la simple supervivencia. Se inventaron la participación democrática, como un instrumento cuantitativo para asumir posiciones políticas no siempre concertadas. La mayoría se impone frente a las minorías así estas tengan la razón. Se inventó la palabra mágica para connotar este despropósito. Sufragio o voto fue y es el mecanismo que concluye así no interprete.


Como es una creación humana,se estableció que las laudos conjuntos y consensuados eran muy complejos, obligando a la participación por representación y con ello el incremento del despropósito. Se es consciente o utilitario, se participa conociendo o se actúa privilegiando el querer individual. Se vota por una propuesta inteligente o se direcciona el sufragio por una oportunidad egoísta. Voto políticoo voto útil es alternativo. No existen medianas solo estos extremos, se conforman siendo estos propósitos los que mejor explican la discutida polarización. Los colombianos conocen los expendios de drogas, pero las autoridades encargadas de su control no. Los colombianos conocen la Ley, pero los Jueces no. Los colombianos como corruptores conocenel desgreño, pero los políticosson incólumes. Los colombianos venden su conciencia, pero los compradores aducen ser transparentes. Los políticos tasan el valor del voto, pero los electores dicen que son ignorados y engañados. Todo porque se es portadordel voto útil, eso lo dice todo. ¿Habrá mentes abiertas y consecuentes?, se cree que sí.


Hoy toma vigencia esta malsana e inveterada costumbre, dinámica como la misma política que no pretende ser gobierno de todos sino de algunos que previamente eligierony direccionaron el destino. En cada territorio se sabe quien es el ganador con anticipación porque se está al corriente del mercado territorial electoral que asume el rimbombante nombre de Marketing Político o Mercado de conciencias. El menú es conocido, por lo tanto, servir el plato es elemental. No importa la gama de sabores y olores lo importante es que llene. El colombiano traga sin digerir. Se polariza la carta pero al comensal no le importa su contenido nutricional, colesterol electoral, es el resultado.


El pueblo, mal denominado por la irresoluta democracia sabe de antemano las razones de una elección que lo consolará sin reivindicarlo. Todos saben quien o quienes ofrecen prebendas por el voto procediendo a ofertarlo al mejor postor, no hay tal que se es ignorante. La inteligencia aflora cuando el portador electoral subasta no solo su conciencia sino la de sus allegados, pretenderdecir que las candidaturas presidenciales son expresión de cambio es una equivocación de gran tamaño; no se puede hablar del polo contrario cuando este no se visibiliza ni propone nada distinto a la anticorrupción profesándola.


Misógino por antonomancia; Voquisucio por costumbre; altanero por autoritario; mitómano deliberado y políticamente incorrecto. Solo queda una expectativa, pero por razón y emociónsiempre será mejor equivocarse que venderse por un mendrugo de pan. El pueblo-no todo- tiene la palabra. Ojalá no se equivoque deliberadamente como siempre ha acontecido.












*Intelectual y hombre cívico, residente en el departamento de Risaralda

6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo