Duván Murillo Grajales, parece que trabajara "hasta cuando duerme"


Trascurridas las Fiestas de Pereira y realizado el conveniente homenaje en el mismísimo recinto de la Asamblea de Risaralda, el "diputado de la educación" está muy lejos de dar señales de haber bajado los brazos y mucho menos, la guardia.


Inmediatamente después, retornó "manos a la obra", atendiendo los graves inconvenientes de los comerciantes en torno a un segmento de la calle 12 del municipio de Santa Rosa de Cabal. Agotados los pertinentes reclamos ante la afectación de las ventas derivadas de las obras de construcción, el legislador tomó como suya la responsabilidad de aliviar este inconveniente, comprometiéndose a llevarlo a la corporación.


Una vez allí aprovechó para hacerse presente durante la graduación de un grupo de alumnos del Diplomado gratuito en Alta Gerencia Educativa e Inclusión a las Nuevas Tecnologías, llevado a cabo bajo su iniciativa.


"Con amor y profesionalismo, hacemos lo que hacemos. Nuestra meta es dejar huella para asegurarle a todos las mismas oportunidades a través del acceso al estudio", afirmó.


Labor


Acompañado por el concejal Fernando Caballero Sánchez, quien se convirtió en el último tiempo en su compañero de ruta y sigue sus pasos dentro del contexto educativo, unos días después se dirigió a su ciudad natal, Dosquebradas, más precisamente al barrio El Japón.


"Insisto en decir que lo hecho nos llena el corazón de alegría. Queremos seguir creciendo para llevar la educación a más personas en todo Risaralda y los habitantes de este sector, son testigos privilegiados del cumplimiento de nuestra palabra. Definitivamente, juntos somos más", le dijo a Diario EL POLITICÓN DE RISARALDA presente en el lugar.


Crítica


El legislador no quiso dejar pasar por alto el deterioro en torno a algunas instituciones educactivas de la capital departamental.


"Existen calles en mal estado que afectan a las centros educativos. De hecho, en algunas partes se encuentran peligrosos baches, por no llamarlos cráteres como los de la Luna debido a su impresionante tamaño y que pueden causar accidentes. ¿Este es el cambio del que se jactaba la administración primero de Juan Pablo Gallo y ahora, Carlos Maya?", ironizó.


Escribe: CARLOS ALBERTO RICCHETTI*








*Periodista, escritor, poeta y cantautor. Director general de Diario EL POLITICÓN DE RISARALDA y de su suplemento, ARCÓN CULTURAL. Integrante de ¡UYAYAY! COLECTIVO POÉTICO, así como del CÍRCULO DE POETAS IGNOTOS.

8 visualizaciones0 comentarios