top of page

Ejército habría dado armas a civiles, para matar manifestantes durante el Paro

Casi tres años después de lo ocurrido en el marco del Paro Nacional, una investigación sobre este caso pudo evidenciar, no solo la conformación de grupos de autodefensas para repeler indígenas y jóvenes de Primera Línea que participaron en la protesta social, sino también que estos civiles habían usado municiones del Ejército.

Andrés Escobar, quien se hizo famoso por disparar a los marchantes durante las jornadas de protesta y que hoy, es apoyado por la polémica senadora uribista, María Fernanda Cabal junto al Centro Democrático al concejo de Cali.

Un medio de comunicación local fue el encargado de revelar varias interceptaciones telefónicas que se le hicieron a dos personas, padre e hijo, quienes fueron capturados el pasado 25 de enero de 2023 en Cali, Valle del Cauca, por ser presuntos integrantes de una red de tráfico de armas.


En esas conversaciones, que han sido identificadas en el marco de la investigación, la Fiscalía General ha evidenciado la conformación de de grupos de autodefensas, que fueron creados para repeler indígenas y jóvenes miembros de la Primera Línea que participaron en el Paro Nacional, realizado en el Gobierno de Iván Duque.


A su vez, se ha podido evidenciar que los ciudadanos de esta organización habrían usado armas de fuego que fueron financiadas por terceros y que actuaron en varias partes de Cali, uno de esos sectores fue el exclusivo barrio Ciudad Jardín, también al parecer fueron usadas en las ciudades que más afectadas por los bloqueos de esta protesta social.


Lo más grave es que se ha podido comprobar, por primera vez, que varios integrantes de la policía de Cali y otros posibles funcionarios públicos sabían de la conformación de estos grupos de autodefensas no hicieron nada para denunciarlos ante el ente investigador, lo cual podría incurrir en una posible complicidad.


Quienes fueron interceptados en las llamadas son Eduardo Molina Berrio de 57 años y su hijo Eduardo Molina Obando de 25 años, este último sería el socio del sargento retirado Jhonny Moreno, el supuesto principal comprador de municiones y granadas robadas a la Tercera Brigada del Ejército Nacional en Cali.


Con respecto a los acontecimientos que sucedieron entre el y 28 y 29 de mayo el exclusivo sector de Ciudad Jardín en la capital del Valle del Cauca, Molina Berrio llamó a una persona de apellido Soto, un aparente integrante de la policía de Cali, a quien reclamó por su actividad en el Paro Nacional y posteriormente le confiesa que él accionó su arma en contra de los manifestantes.


Luego en otras llamadas el hombre de 57 años explicó al otro receptor sobre el modus operandi que usaron el 29 de mayo, en la comunicación se habla de grupos civiles que aparentemente habrían usado disfraces y motos. Alternadamente su hijo habría ratificado que su padre disparó en contra de manifestantes y que no usaron armas traumáticas como había dicho luego de que fueron captados por los lentes de algunos foto reporteros.


Fuente: CUARTO DE HORA

44 visualizaciones0 comentarios

Bình luận


bottom of page