El cambio que nos espera, por ADOLFO ATACAMA LEÓN


Escribe: ADOLFO PARSIFAL ATACAMA LEÓN*


El pueblo colombiano castigó en las urnas a un gobierno “autista” que no tuvo la más mínima empatía con el pueblo, que gravó de impuestos a las clases menos favorecidas cuando requerían su auxilio en tiempos de pandemia, que ante los abusos de poder se puso del lado de los fuertes, que quebrantó el equilibrio de poderes y que no supo mantenerse al margen de las diferencias partidistas y lo peor, que tomó partido por uno de los candidatos descalificando a los contrincantes.


Los resultados fueron evidentes: GUSTAVO PETRO, del Pacto Histórico con un 40,32% de los votos (8.527.433) pasó de primero y RODOLFO HERNÁNDEZ con el 28,15% (5.953.204) ocupó el segundo lugar, derrotando de manera contundente a FEDERICO GUTIERREZ, (23,91%) y un total de 5.058.009 votos, quien representaba en la contienda a los partidos históricos (Liberal, Conservador) al partido de gobierno (Centro Democrático) y a los aliados de éste en sus distintos gobiernos (Partido de la U. y Cambio Radical).


Quienes pregonaron el Cambio pasaron a segunda vuelta y se disputarán el próximo 19 de junio el Solio de Bolívar.


Gutiérrez, como era de esperarse, se apresuró a adherir a Hernández, quien fuera su oponente y lo acusara al igual que a las organizaciones políticas que representa, de anidar en su interior la corrupción que juró combatir. Prefirió tragar sapos antes que ver en la jefatura del estado a quien representa el final del régimen que lo puso de candidato.


Ahora están en el partidor dos propuestas de Cambio.


Petro ha manifestado que votar por su contrario es dar un salto al vacío, que no todos los cambios son para progresar, y ha advertido que el pueblo colombiano estaría disparándose en el pie si en vez de sus elaboradas propuestas y sus programas, probados durante su mandato en Bogotá, eligiera a Rodolfo Hernández, a quien califica de misógino y cuya integridad está en entredicho por las investigaciones judiciales en su contra.


Hernández, por su parte, se regodea socarronamente dirigiéndose a los colombianos desde un lugar cercano a la cocina de su casa para celebrar un triunfo anticipado, porque, según los analistas, tiene todo por ganar en la segunda vuelta. “Enfrentado a un Petro que ha quemado todos sus cartuchos”, y adueñado del discurso de la anticorrupción con esas palabras altisonantes, de santandereano cascarrabias, para dirigirse a los partidos que no le acompañaron en la primera vuelta.


Ambos tendrán que barajar de nuevo y repartir.


El Candidato del Pacto Histórico tiene escasas tres semanas para corregir el rumbo y convencer a los indecisos, llamar a su lado a los alternativos que ya perdieron con Fajardo y “negociar” con el liberalismo que también perdió al lado de Fico.


Y Hernández, tendrá qué ingeniárselas para lavarle la cara a los “fiquistas” que de la noche a la mañana aparecen a su lado. Lo que sí pueden tener por seguro (los uribistas pura sangre) es que, aunque lo consideren su plan B, Rodolfo Hernández no los va a recibir en la sala de su casa para celebrar su adhesión. Si acaso, los invitará a entrar por la puerta de servicio.


*Periodista peruano de la Cadena Alemana FAUST, realizando cubrimiento en el Eje Cafetero con motivo de las Elecciones Presidenciales Colombia 2022.

32 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo