top of page

Estados Unidos se prepara para su primera congresista de origen latino


“Ya es hora, ya es hora de que cumplamos la promesa que les hemos hecho a nuestros dreamers”, dice.


En una fresca mañana de principios de diciembre, Ramírez está de pie a unos pasos del Capitolio de EE.UU., con su cúpula blanca reluciendo contra el cielo azul detrás de ella. Este es un grito de guerra que hemos escuchado aquí una y otra vez, pero Ramírez espera que cuando lo diga, las palabras tengan aún más peso. Este no es simplemente un tema de conversación de su plataforma de campaña.


“Esto”, dice la legisladora de Illinois, “es muy personal para mí”.


Es personal porque si el Congreso no actúa, el esposo de Ramírez podría estar entre cientos de miles de personas que enfrentan una posible deportación. También, porque la propia Ramírez está a punto de convertirse en miembro del Congreso.


Ha convocado esta conferencia de prensa, flanqueada por varios de sus compañeros legisladores entrantes y la presidenta del asamblea progresista del Congreso, Pramila Jayapal, demócrata del estado de Washington, para presionar a los miembros del Congreso para que aprueben varias leyes clave mientras los demócratas aún controlan la Cámara de Representantes de EE.UU. Entre ellas: el DREAM Act, que daría un posible camino a la ciudadanía a unos 2 millones de inmigrantes indocumentados que fueron traídos a Estados Unidos cuando eran niños.


“Soy la esposa de un beneficiario de DACA. Soy hija de inmigrantes trabajadores guatemaltecos. Conozco de primera mano los desafíos y el miedo constante que viven nuestras familias todos los días”, dice Ramírez a los periodistas. “Tenemos que acabar con esto”.


Es mucho más fácil decirlo que hacerlo, como muestran claramente décadas de debate sobre la reforma migratoria en el Capitolio.


Pero Ramírez dice que no importa cuántos obstáculos aparezcan en su camino, seguirá presionando.


Ramírez saca fuerza de la historia de su familia


A pesar de lo constantes y controvertidas que se han vuelto las conversaciones sobre inmigración en Washington, muchos legisladores que intervienen no tienen conexiones personales directas con los temas que se debaten.


Su madre estaba embarazada de ella cuando cruzó el río Grande, un detalle que Ramírez se aseguró de incluir en una biografía de candidata en el sitio web de su campaña, que señala que su madre tuvo "múltiples trabajos de bajo salario para darles a sus hijos una oportunidad de luchar para escapar de la pobreza”.


Ramírez cuenta que, a lo largo de los años, algunos de sus oponentes políticos han tratado de usar detalles de sus antecedentes como este en su contra, acusándola de estar a favor de las fronteras abiertas y hablando con desdén de su familia durante las discusiones. Pero Ramírez ve la historia de su familia como una fortaleza que la ayudó a conectarse con los votantes y comprender mejor los problemas que les importan a sus electores.


“No tuve que rehuir el hecho de que soy de clase trabajadora y mi esposo es beneficiario de DACA, que me preocupa cómo voy a pagar la vivienda. Esa es la realidad de tanta gente”, dice. “Y quiero que hombres y mujeres, jóvenes y viejos, me vean y piensen: 'Esa fue m'hija, esa fue mi hija'. O... 'Soy un residente en algún lugar y no me siento visto'. Pero si ella pudo hacerlo, yo también puedo’”.


Ramírez dice que la historia del viaje de su madre de Guatemala a Estados Unidos marcó su infancia en Chicago, donde ella nació.


Según la historia que Ramírez creció escuchando, cuando su madre cruzó el río Grande, las fuertes corrientes casi la arrastran. Había ocultado su embarazo a los demás en el viaje, pero en ese momento gritó desesperada: “¡Ayuda! ¡Ayuda! ¡Sálvame! ¡Salva a mi hija!”. Un hombre lo hizo, según Ramírez, pero después de ese día, su madre nunca lo volvió a ver.


Mientras luchaba contra la depresión cuando era adolescente, Ramírez dice que su madre invocaba con frecuencia esta parte de su pasado y decía: “Casi me muero para que pudieras nacer. Ahora tengo que luchar para mantenerte con vida.


Esa adolescente en apuros, dice Ramírez, nunca hubiera imaginado que dirigiría un refugio para personas sin hogar y otras organizaciones sin fines de lucro exitosas, se convertiría en legisladora estatal y un día estaría a punto de ingresar al Congreso de Estados Unidos.


¿Cómo el viaje de su familia da forma a su visión de lo que se está desarrollando ahora en la frontera?


“Tengo claro que cualquiera que esté dispuesto a arriesgarse a morir, pasar hambre o incluso ser violado en el largo viaje por el desierto, el frío y los túneles cruza porque siente que no hay otra solución a su situación. Su migración es la única forma en que se ven a sí mismos y a sus seres queridos sobreviviendo a la pobreza extrema y, en algunos casos, a la persecución”, asegura Ramírez.


“Mi madre no habría arriesgado mi vida o la de ella si no hubiera sido la única opción que vio para que su hija por nacer tuviera la oportunidad de tener una vida y una infancia mejores que las de ella”.


Llamó a su madre la primera vez que se aprobó un proyecto de ley que ella promovió


Mientras Ramírez comparte estos y otros detalles de su pasado con CNN en el edificio de oficinas de Longworth House una noche a principios de diciembre, un asistente entra con su teléfono en la mano.


“Es hora”, le dice.


Ramírez sigue siendo legisladora del estado de Illinois por algunas semanas más y necesita votar sobre una medida que podría no aprobarse si no lo hace.


Sostiene el teléfono en una mano y mira a la cámara.


“La representante Ramírez vota sí”, dice, y luego le devuelve el teléfono a su asistente.


"Hecho", dice con una sonrisa triunfante.


Es el último de numerosos proyectos de ley que Ramírez ha ayudado a aprobar desde su elección de 2018 a la Asamblea General de Illinois.


Solo de esa manera, ella sabe que será un ajuste para trabajar como legisladora en Washington, donde las luchas partidistas a menudo se interponen en el camino de la aprobación de leyes.


Todavía recuerda el primer proyecto de ley estatal que promovió y que se aprobó en marzo de 2019, una medida para expandir el programa de prevención de personas sin hogar, una de las principales preocupaciones de Ramírez, quien anteriormente dirigió un refugio para personas sin hogar.


“Fue un momento muy emotivo”, dice. Y lo primero que hizo después de que se aprobó el proyecto de ley, dice, fue llamar a su madre y compartir la noticia.


“Le dije: ‘Mamá, en tres meses pude hacer más (para evitar la falta de vivienda) de lo que había hecho en casi 15 años’”, recuerda Ramírez.


Su mamá respondió que estaba orgullosa pero le recordó a Ramírez que su trabajo no había terminado.


“Cuelga y haz más”, dijo, según Ramírez. Y no olvides de dónde vienes.


Es con ese mantra en mente y con los recuerdos de crecer como hija de inmigrantes que trabajaron en múltiples trabajos para mantener a su familia en Chicago, que Ramírez se dirige a Washington.


Ambos padres son ciudadanos estadounidenses ahora, pero Ramírez dice que todavía luchan para llegar a fin de mes.



“Soy la hija de una mujer que a los 61 años ha dado tanto a este país y es una trabajadora de salario mínimo que no puede pagar la atención médica, por lo que tiene Medicaid y es diabética”, dice Ramírez. “Soy hija de un señor que estuvo 30 años trabajando en una panadería industrial, una empresa antisindical, y el día que se jubiló se llevó un pastel congelado. No recibió una pensión de jubilación y luchó con Medicare suplementario, cubriendo el costo”.


Su esposo no es ciudadano estadounidense y podría enfrentar la deportación


El distrito del Congreso de Illinois de Ramírez recientemente rediseñado es casi 50% latino y fuertemente demócrata, y se extiende desde el lado noroeste de Chicago hasta los suburbios, según WLS, afiliada de CNN. Obtuvo más del 66% de los votos en las elecciones generales, derrotando al ejecutivo republicano de la compañía hipotecaria Justin Burau.


Después de la elección de Ramírez, sus antecedentes la ubicaron en muchas listas de primicias. Será la primera latina electa al Congreso del Medio Oeste.


También ayudó a establecer otro récord como parte del mayor número de latinos en la Cámara de Representantes.


Hay otro detalle notable sobre su pasado que Ramírez ha señalado regularmente en entrevistas desde su elección: tiene una “familia de estatus mixto”.


Más de 22 millones de personas en Estados Unidos viven en familias de estatus mixto, según el grupo de defensa de los inmigrantes fwd.us, lo que significa que al menos un miembro de la familia es un inmigrante indocumentado y otros son ciudadanos estadounidenses, titulares de una tarjeta verde u otros inmigrantes legales temporales. Pero es raro escuchar a un miembro del Congreso usar el término para describirse a sí mismo.


Debido a la experiencia de su familia, Ramírez sabe que muchas de las personas que apoyaron su candidatura la ven como una voz que hablará por ellos y por tantos inmigrantes que están en las sombras y que rara vez se escuchan.


Ramírez se casó con Boris Hernández en octubre de 2020. Se conocieron a principios de ese año en lo que ella describe como “uno de esos amores pandémicos”.


Ella es la mejor amiga de su prima. Hernández es originario del mismo pueblo de Guatemala que sus padres. Llegó a Estados Unidos cuando tenía 14 años. Y durante años, como cientos de miles de otras personas, ha confiado en el programa de la era de Obama conocido como DACA, abreviatura de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia, que otorgaba a ciertos jóvenes inmigrantes indocumentados que fueron traídos a Estados Unidos permisos de trabajo para niños y protección contra la deportación.


En el sitio web de su campaña y en las redes sociales, Ramírez ha compartido fotos de Hernández. Y ha invocado la historia de su esposo en discursos y conversaciones recientes con los electores.


Hernández a menudo estuvo a su lado en los eventos de campaña. De vez en cuando también tomaba fotos (es fotógrafo, además de haber trabajado en organizaciones sin fines de lucro y desarrollo de la primera infancia). Acompañó a Ramírez mientras ella votaba el día de las elecciones, aunque no pudo emitir su voto.


Ramírez reconoce que es una privilegiada en comparación con muchos seres queridos de los beneficiarios de DACA. Ella es ciudadana estadounidense y, por eso, Hernández tiene un camino hacia la ciudadanía sin importar lo que decida el Congreso. Pese a eso dice, podrían terminar en una posición precaria.


Si el fallo de un juez federal pone fin a DACA — algo que muchos defensores de los derechos de los inmigrantes advierten que es probable que suceda el próximo año — y el papeleo de su esposo para ajustar su estatus migratorio está pendiente, Ramírez sabe que podría tener mucho más de qué preocuparse además de su apretada agenda como congresista de primer término.


“Voy a luchar para mantener a mi esposo aquí”, dice, “y soy miembro del Congreso... ¿Qué pasa con los otros 2 millones (inmigrantes indocumentados que protegería el DREAM Act)? ¿Qué le pasa a su hermano? ¿Qué le pasa a mi mejor amigo de la escuela secundaria? ¿Qué les pasa a todos los que no tienen camino, que no tienen esposo o esposa o pareja ciudadana?”.


Ramírez dice que esa pregunta la mantiene despierta por la noche.


Promete luchar por la reforma migratoria y la vivienda asequible


De pie junto a Ramírez frente al Capitolio esa mañana de diciembre, el congresista electo Robert García de California la elogia por reunir al grupo de legisladores novatos incluso antes de que asumieran el cargo.


“Ella ha estado liderando temas de inmigración, en DACA para Dreamers, para garantizar que nuestro país se ocupe de aquellos que realmente necesitan nuestra ayuda”, dice García.


Ayudar a los dreamers no es el único tema de la agenda durante esta conferencia de prensa de diciembre; Ramírez y los demás también presionan para que se extienda el crédito tributario por hijos y el crédito tributario por ingreso del trabajo, y más fondos para los programas de educación infantil.


En su entrevista con CNN, Ramírez dijo que tiene planes de luchar por políticas que ayuden a los inmigrantes a ir más allá de la reforma migratoria. Un tema clave en el que quiere trabajar mientras esté en el cargo: la vivienda, un área que, según ella, es de vital importancia para las familias inmigrantes y las familias de clase trabajadora en general.


Las políticas progresistas que defiende, asegura, beneficiarían tanto a los inmigrantes como a los ciudadanos estadounidenses. "Es un 'y'", dice ella, "no un 'o'".


La voz de Ramírez se quiebra por la emoción cuando termina la conferencia de prensa y presenta su argumento final.


“Es hora de cumplirle a nuestros dreamers”, afirma. “Es hora de que Boris Hernández finalmente tenga un camino hacia la ciudadanía”.


Ramírez dice que se siente abrumada por la gratitud de que sus electores le hayan dado esta oportunidad de representarlos y un fuerte sentido de urgencia para lograr los resultados que sabe que tanta gente necesita desesperadamente.


Semanas más tarde, el Congreso 117 se levantó sin tomar la mayoría de los pasos por los que Ramírez y sus compañeros de primer año habían presionado.


Y con el equilibrio del poder cambiando, sabe que las batallas por venir serán aún más duras. Pero para Ramírez, las palabras que orgullosamente proclamó en esa primera conferencia de prensa fuera del Capitolio siguen siendo válidas. Ella y otros nuevos miembros de la asamblea progresista de la Cámara de Representantes apenas han comenzado a hacerse escuchar.


“Estamos arraigados”, comenta, “y estamos listos para ayudar con esta lucha. … Pongámonos a trabajar."


Fuente: CNN (ESTADOS UNIDOS)

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page