Ex congresista "prende el ventilador" y a cambio, recibirá libertad condicional

La excongresista Zulema Jattin se sometió a la JEP después de haber sido acusada por la Corte Suprema por presuntos vínculos con las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), pues fue acusada como autora del delito de concierto para delinquir agravado y enviada a prisión domiciliaria.

Sin embargo, en un primer momento se le negó la libertad condicional ya que la JEP consideraba que su plan de aporte a la verdad, documento en el cual entrega información sobre los detalles que revelará en la justicia transicional, no era coherente y suficiente, por lo que se le exigió ajustarlo.


"Aunque la señora Jattin ha señalado a determinadas personas y aludido sus supuestos nexos con grupos paramilitares, no brindó información que aclarara la incidencia de aquellas en el conflicto armado no internacional (Cani) y su rol en la connivencia con dichas estructuras armadas y sus acciones violentas en la zona", se lee en la decisión de la JEP.


Sin embargo, su defensa apeló la decisión al considerar que ella ha entregado detalles y nombres propios sobre las relaciones políticas de las AUC con diferentes personas en Córdoba. La sección de apelación hizo un análisis de sus aportes a la verdad y evidenció que se refirió a relaciones de diferentes políticos con paramilitares e, incluso, hizo referencia a reuniones que ella tuvo con las AUC.


Si bien desmiente un impulso paramilitar a la aprobación de la Ley de Justicia y Paz a través de congresistas, admite que impulsó normas tendientes a reconocer como sediciosos a los miembros del paramilitarismo, lo que implicaba atribuir un carácter político a ese tipo de delitos y acceder a sustantivas rebajas de pena, lo que a la postre sería declarado inexequible por la Corte Constitucional. Asimismo, como congresista dijo haber asistido a San José de Ralito en el marco de la desmovilización para explicar los alcances de la Ley de Justicia y Paz.


También mencionó que conoció a alias ‘El Médico’ en el apartamento de Manuel Otero, quien se lo presentó como un relacionista público del Bloque Norte al mando de Jorge 40 y le explicó que estaba interesado en hacer seguimiento al proceso de paz y al trámite de Justicia y Paz, siendo esa la única ocasión en que se vieron. Señaló que conoció a alias Jorge 40 el 25 de abril de 2005 en una reunión en la vereda El Carmelo en el municipio de Tierra Alta con todos los comandantes de las AUC a la que acudió como presidenta de la Cámara de Representantes explica la JEP.


Asimismo, explicó ante la justicia transicional sobre rumores según los cuales algunos exjefes paramilitares como Salvatore Mancuso tenían interés en que las mesas directivas en la Cámara de Representantes hubiera participación de congresistas que, presuntamente, tendrían relaciones con el paramilitarismo.


"Sobre la elección de mesas de directivas en Cámara de Representantes señaló que en 2002 había rumores de que Elonora Pineda, Jorge Luis Feris, Alfonso Campo tenían relación con paramilitares, quienes le manifestaron que Mancuso quería que la Presidencia la ocupara William Vélez del equipo de Mario Uribe, el cual tenía mayor cercanía al entonces presidente de la República. Señaló que a pesar de que esa incidencia ilícita es conocida por varios congresistas, nunca se ha dado una investigación al respecto", agregaron.


En el mismo sentido entregó información sobre presuntas alianzas entre civiles, políticos y paramilitares con el fin de obtener recursos públicos. Algunos de esos recursos eran desviados desde el sector salud de diferentes alcaldías hacia las AUC, según narró Jattin, y dijo que Salvatore Mancuso en una ocasión habría llegado a una reunión en un helicóptero supuestamente con el conocimiento de la fuerza pública.


"La llevaron a una finca del fondo ganadero con el escolta de Carlos Castaño, ubicada al margen del río Sinú, retuvieron también al exsenador Juan Manuel López Cabrales y al exconcejal Luis Javier Salgado, narró que Salvatore Mancuso llegó en helicóptero para llevarlos a la vereda La Rula en Valencia y Paramillo, de esto señala la existencia de batallón militar y su responsabilidad por la circulación del helicóptero sin especificar nombres de integrantes de la fuerza pública".


Sin embargo, aunque le conceden la libertad condicional le advierten que sus aportes a la verdad todavía deben ser más concretos, pues en algunos casos no ha sido lo suficientemente específica, por eso le piden más información sobre algunos hechos que aún no ha aclarado y son los que deberá responder si quiere mantener los beneficios de la justicia transicional.


Fuente: WRADIO

5 visualizaciones0 comentarios