top of page

Ex paramilitar Salvatore Mancuso, vuelve a país a "seguir destapando ollas podridas"



Este martes, Colombia se prepara para recibir a Salvatore Mancuso, el excomandante paramilitar con 57 órdenes de captura y múltiples procesos en su contra. Su regreso desde Estados Unidos marca un hito en la búsqueda de verdad y justicia en el país, sumergido
en décadas de conflicto armado.

Mancuso, quien lideró los bloques Norte y Catatumbo de las AUC, emerge en medio de un contexto cargado de expectativas y tensiones. Su aceptación por parte de la JEP despierta esperanzas entre las víctimas, quienes anhelan esclarecer los oscuros episodios del conflicto armado.


Uno de los puntos álgidos de su retorno es su involucramiento en acusaciones contra el expresidente Álvaro Uribe Vélez. Las declaraciones de Mancuso sobre los supuestos vínculos entre Uribe y los paramilitares han desatado un debate nacional sobre la responsabilidad política y legal del exmandatario.


La llegada de Mancuso a Colombia no solo reabre heridas del pasado, sino que plantea desafíos jurídicos y éticos. Su designación como gestor de paz ha generado controversia, especialmente tras los enfrentamientos con la procuradora Margarita Cabello, quien cuestiona su compromiso con la verdad y la reconciliación.


El proceso en la JEP ofrece una oportunidad única para esclarecer crímenes atroces y esbozar un camino hacia la reconciliación nacional. Mancuso, al ser aceptado en la jurisdicción especial, se enfrenta a la tarea de aportar pruebas y testimonios que contribuyan a la verdad y la reparación integral de las víctimas.


Recordemos que las acusaciones de Mancuso no se limitan a figuras políticas como Uribe. También señala a militares y empresarios por su presunta complicidad con los grupos paramilitares. Sin embargo, la falta de pruebas sólidas plantea un desafío para la consolidación de la justicia y la construcción de una memoria colectiva veraz.


Ahora, su testimonio podría desentrañar los entramados de poder y complicidad que han perpetuado la violencia en el país durante décadas. Sin embargo, también pone a prueba la capacidad del sistema judicial para garantizar una justicia imparcial y efectiva.



Fuente: CUARTO DE HORA

98 visualizaciones0 comentarios

Commentaires


bottom of page