top of page

Facturas de energía en Pereira, "un asalto a mano armada"



Escribe: CARLOS ALFREDO CROSTHWAITE FERRO*


Un habitante del Barrio “Corales” me remite imagen de su factura de energía y me expresa: “Este ya no es el recibo de la energía, es el recibo del aseo, que, si no lo paga, le cortan la luz”. Según la factura, de un apartaestudio, ubicado en ese sector, cancela por energía $13.300, incluida la contribución del 20%, el costo de Kw entre marzo 2022 y 2023, aumentó el 13.5% y el alumbrado público $28.380, advirtiendo que es un pésimo servicio, consecuencia de la concesión fraudulenta suscrita con ENELAR, que una vez liquidada, entregó el 65% de las luminarias obsoletas, de la cual todos “comieron callados”; y por servicio de aseo, la suma de $63.561, correspondiente al 55% del costo de esta cuenta, lo que da validez a su afirmación.

Es de extrema gravedad el costo de los servicios en Pereira, los mismos medios de comunicación locales, tan afines y permisivos con nuestros gobernantes y las empresas prestadoras titulan “Ciudadanos denuncian altos incrementos en los servicios públicos de Pereira” y agregan que “habitantes manifiestan que, a pesar de tener el mismo nivel de consumo, los valores han subido hasta un 30 % con respecto al mes anterior”. Pretender que en un hogar se pueda tener ahorros en consumo, mediante adquisición de vivienda de menor área, apagar y retirar aparatos y equipos eléctricos, y toda serie de recomendaciones, no produce efecto alguno en el costo de los mismos, pues la estructura tarifaria y su tasa de retorno, producen una espiral alcista que hace imposible que un ciudadano del común, pueda tener unos ingresos que le permitan asumirlos.

En una columna anterior denuncié cómo el servicio de aseo que nos presta ATESA DE OCCIDENTE por concesión de ASEO DE PEREIRA desde 2006, tiene en su tarifa una tasa de rentabilidad del 25.98%, pues debe pagarle el 12.1% de participación al municipio, y el 13.88 es lo que se le reconoce al operador, cifra abusiva y confiscatoria. En la reforma a la Ley 142 al servicio de aseo se le incluyó además de la recolección, transporte y disposición de residuos producidos, y el barrido de calles que en Pereira (48.762 kms/mes), la limpieza de riberas de ríos y quebradas 129 Kms/mes, poda de árboles 39.924 unidades/año, mantenimiento de zonas verdes 2.190.233 M2/mes, lavado de puentes peatonales 27.288 M2/año e instalación de 539 cestos de basura por año.


El costo de estos nuevos componentes del servicio y la utilidad para ATESA DE OCCIDENTE y ASEO DE PEREIRA, son la razón del alto costo de este servicio. Pero quedan los interrogantes: ¿Quién certifica la validez de las cantidades de actividades a ejecutar? ¿El municipio dispone de la organización que garantice la eficiente ejecución de estas y proteja el dinero de los usuarios? Estoy completamente seguro que nadie vigila o controla, no hay decisión para hacerlo y muestra de ello es el estado lamentable de las vías, los parques y nuestras zonas verdes.

La lucha por obtener costo de servicios públicos razonables y que no afecten nuestros escasos ingresos es dura, no es sino ver los ataques al presidente Petro por retomar las funciones de regulación de los servicios públicos, disposición suspendida cautelarmente por el Consejo de Estado, ampliamente criticada, y atacada por la misma Comisión de Regulación de Energía y Gas, grandes círculos de poder y obvio, los medios de comunicación afines a estos.


La pelea es con grandes pesos pesados, por esto no deja de sorprender la actitud pasiva y tolerante del cómo los pereiranos vienen dejándose estafar en el cobro del impuesto predial, los altos costos de los servicios, la pésima calidad del aseo y el alumbrado público, sin que nadie proteste. ¡A defendernos!









*Ingeniero. Dirigente político y cívico. Ex concejal de Pereira por el Polo Democrático Alternativo.

4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentarios


bottom of page