top of page

Gobierno logra que después de 30 años, ELN y ex FARC renuncien a secuestros extorsivos



Alias "Pablo Beltrán" se saluda con jefa de la delegación del Gobierno en los diálogos con el ELN,
una "escoba nueva" encargada de limpiar el camino que lleve a la tan ansiada paz y la
reconciliación de los colombianos de cara a la cercanía del próximo año.

Este domingo, al cierre del quinto ciclo de negociaciones entre el Gobierno y el Ejército de Liberación Nacional (ELN), las delegaciones hicieron el histórico anuncio de que esa guerrilla suspenderá el secuestro con fines extorsivos. Es la primera vez en 30 años de negociaciones con varios gobiernos que este grupo hace ese compromiso.



La decisión de frenar esa práctica, que mantuvo una fuerte tensión en esa fase, es, sin duda, una victoria para el Gobierno que le había hecho esa exigencia al grupo armado. El anuncio, que se suma al que hizo hace unos días la disidencia de las FARC, conocida como Estado Mayor Central, que también se comprometió a suspender ese tipo de secuestros, vuelve a darles forma y estabilidad a las dos negociaciones más importantes que lleva a cabo el gobierno de Gustavo Petro en su política de paz total.


“Después de muchos momentos críticos, avanzamos con firmeza hacia la paz con el ELN y hemos hecho realidad el hecho de hacer de las crisis una oportunidad. Me corresponde hoy y tengo el orgullo el honor de darle a Colombia buenas nuevas en estos días tan sensibles como lo es el fin de año. Llegamos a este punto con resultados. Algunos de ellos son la suspensión de la retención con fines económicos —como lo llama el ELN, el Gobierno lo llama distinto—, la prórroga del cese al fuego y el suministro de información sobre las personas que están en cautiverio”, dijo Vera Grabe, nueva jefa de la delegación del Gobierno en esos diálogos, quien asumió ese cargo hace unos días.  

  

Y agregó:


“Creo que son buenas noticias y esperanzas en un mundo como ya decía la canciller de México, Alicia Bárcena, donde hoy no hay buenas noticias, donde hay guerras, donde todavía subsisten este tipo de confrontaciones que esperábamos que en el siglo XXI ya no se dieran. Sobre todo que son muy sensibles estas buenas noticias, en una época como la Navidad que creo que cuando todos queremos compartir en paz”.

El secuestro se había convertido en uno de los temas más importantes y espinosos de este ciclo tras la crisis que desató el plagio perpetrado hace dos meses por el ELN contra Manuel Díaz, padre del futbolista Luis Díaz. Este anuncio cambia un poco la postura de esa guerrilla frente a los secuestros, que ellos justifican como una fuente de financiación para su rebelión.



De hecho, hace apenas unos días, Pablo Beltrán, jefe de la delegación del ELN en ese proceso, afirmó en un espacio virtual en X (antes Twitter) que suspender las “retenciones” era debilitar al grupo armado.


Durante estos dos meses, pronunciamientos similares vinieron de parte de esa guerrilla. Incluso Antonio García, su máximo comandante, dijo que el ELN no hacía secuestros sino que tenía prisioneros y retenidos.


“Es posible que lo obtenido no haya sido todo lo que hubiéramos querido porque queríamos todavía más, pero lo cierto es que por primera vez en la historia se compromete a suspender el secuestro tal como lo ha hecho hoy. El ELN ha quedado comprometido ante la sociedad colombiana y ante los países garantes”, dijo a Colombia+20 el senador Iván Cepeda, delegado del Gobierno en la mesa.

Además, Cepeda dijo que ve muy difícil que esa guerrilla incumpla con ese acuerdo. “Es muy difícil, que ahora vaya a traicionar ese compromiso sin que pague un costo enorme. Esta es la vía para lograr avanzar en que definitivamente se erradique esa práctica y liberen a todas las personas que tienen secuestradas”, comentó.


En ese punto coincide Laura Bonilla, subdirectora de la Fundación Paz y Reconciliación (Pares), quien afirma que la presión de la sociedad ayudó a hacer visible la necesidad de tocar el tema del secuestro. “Lo que ayudó a destrabar este tema fue, sin duda, la presión social. La sociedad se paró junto con el tema del secuestro del señor Díaz; esa presión unificada ayudó junto a que el Gobierno pusiera una postura más dura en la mesa”, afirmó.


El cierre del ciclo se realizó en la Conferencia Interamericana de Seguridad Social, en México. Desde allí también habló Beltrán, quien destacó el trabajo conjunto de ambos equipos: “Somos socios, somos responsables de construir ese mandato”.



Las negociaciones para llegar a estos acuerdos se dieron en la madrugada de este domingo, según dijo Grabe. Fuentes cercanas a la mesa afirmaron que hubo tensiones, pero que en las últimas horas se logró destrabar algunos puntos.


En el cierre también estuvo Carlos Ruiz Massieu, representante especial del secretario general de la ONU en Colombia y jefe de la Misión de Verificación de las Naciones Unidas en Colombia, quien compartió su “reconocimiento” al Gobierno de Colombia y al ELN. “Naciones Unidas seguirá acompañando el proceso de transformaciones y consolidación de la paz en Colombia”.


Prórroga del cese al fuego y los otros acuerdos del quinto ciclo


Las delegaciones anunciaron, además, otros cinco acuerdos en este ciclo. Entre ellos, la prolongación del cese al fuego que empezó el pasado agosto y terminaría en enero. Sobre este punto, la prórroga empezaría el próximo 30 de enero, pero no se precisó de cuánto sería la prolongación.


De acuerdo con el senador Cepeda, la fecha se discutirá en el próximo ciclo, pero es posible que la extensión del cese sea de seis meses o más.



También se acordó que se reafirmarán los acuerdos alcanzados en el segundo ciclo de negociaciones, donde se anunció la participación de la sociedad civil —a través del Comité Nacional de Participación— y el cese al fuego, y se amplió la agenda de negociaciones.


El otro punto tiene que ver con la “creación de condiciones para el Mecanismo de Veeduría y Verificación (MVV)” y medidas “frente al accionar de fuerzas paramilitares y de distintos grupos armados”, aunque no se especificaron cuáles serían.

Aunque el comunicado dado a conocer ayer no lo nombra, este punto se refiere a la expansión de grupos como las AGC o Clan del Golfo, con un fuerte control en varios territorios. Para Cepeda, esto no es un concesión porque el Gobierno:


“Está convencido de que hay que acabar con cualquier expresión de paramilitarismo”.

Para Bonilla, hablar de cómo detener el paramilitarismo junto con el cambio de la jefatura de la delegación de Gobierno fue fundamentales para lo que se logró.

“En el país se está librando una guerra a varias bandas, lo que le angustiaba al ELN es que si ellos se hacían más débiles, otros grupos como el Clan del Golfo —que el ELN lo considera paramilitar— se hicieran más fuertes. Ese punto se puso en la mesa y de ahí sale ese acuerdo”, indicó.

Para la investigadora, los acuerdos son un triunfo para el proceso y un paso más cerca al fin del conflicto con la última guerrilla en armas del país.


“Esto lleva cada vez más cerca al ELN a la paz El abandonar o suspender esa práctica de los secuestros hace que esté cada vez más cerca del fin del conflicto. Se está pasando un punto límite, un punto de no retorno”, dijo.

El otro acuerdo fue la conformación de ocho zonas críticas de acciones humanitarias y de una comisión de la mesa de diálogos para coordinar los planes de atención y transformaciones sociales de esos lugares. Cepeda le dijo a este diario que esas zonas serán Bajo Calima (Valle del Cauca) y Bajo San Juan (Chocó) —que fueron los dos primeros lugares donde hubo alivios humanitarios—. A eso se suman Nordeste antioqueño, Bajo Cauca, Sur de Bolívar, Nariño, zonas urbanas de Buenaventura donde hay desplazamiento y la región del Naya.


Estos acuerdos también incluyeron la reanudación del proceso de participación de la sociedad civil —a través del Comité Nacional de Participación (CNP)—, detenido desde el pasado 30 de noviembre por petición de las partes. Sobre ese tema también se pactó la culminación de su fase de diseño en abril del año próximo y la creación de una red nacional de participación.



El otro anuncio es que, contrario a lo que se pensaba sobre que la mesa sesionaría en Colombia, el sexto ciclo se realizará en Cuba y empezará el próximo 22 de enero.


El secuestro del padre de Luis Díaz fue el detonante de la mayor crisis que ha atravesado la mesa de diálogos durante su primer año. Desde distintos sectores se le exigió a la guerrilla que respete el Derecho Internacional Humanitario y abandone el secuestro, pero también se le pidió al Gobierno trazar líneas rojas y endurecer su estrategia de negociación con el ELN. Esta serie de acuerdos es, sin duda, una victoria para el Ejecutivo.



El sábado, a través de su cuenta en X (antes Twitter), el ELN aseguró que “la principal economía ilegal en Colombia es la corrupción política, de la cual el actual Gobierno no ha sido el del Cambio”.

Esa afirmación se dio como respuesta a una declaración que el jefe de Estado hizo un día antes.


“El Gobierno Nacional no ve prioritario el cese al fuego si no está precedido de una discusión sobre los planes de destrucción y reemplazo de las economías ilícitas. Las economías ilícitas son la cocaína, indudablemente, quizá la principal y aun la más poderosa; también el oro, la extorsión, el secuestro, entre varias”, afirmó Petro en la ceremonia de ascensos de generales militares.

Disidencia de FARC también se comprometieron a abandonar secuestros


El ELN se sumó así al anuncio que hace unos días hizo la disidencia de las FARC, conocida como Estado Mayor Central, pasado 12 de diciembre, durante el cierre del segundo ciclo de diálogos.


“La Mesa de Diálogos de Paz registra la decisión del Estado Mayor Central de las FARC-EP de abandonar la práctica de retención con fines económicos”, informaron en un comunicado conjunto este martes. La información se conocio pocas horas después de la publicación de un informe de la Fundación Paz y Reconciliación en el que se asegura que el EMC es el segundo grupo armado organizado que más secuestra en el país.


Fuente: DIARIO EL ESPECTADOR

119 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page