Grave: Quindío podría perder su tesoro audiovisual

Una colorida y antigua casa de amplios pasillos ubicada en el municipio de Calarcá alberga más que archivos fotográficos y audiovisuales, allí reposa como en ningún otro lugar, la historia de casi medio siglo del Quindío.


El sitio se encuentra a pocas cuadras de la plaza principal y uno de sus mayores tesoros es la primera cédula de ciudadanía expedida en Calarcá (en 1934 cuando se abrió la Registraduría Municipal). Esta se suma a una llamativa colección que no se halla en otro museo del país, 22.063 cédulas más.


Las evidencias fotográficas de la llegada del primer avión al aeropuerto El Edén entre Armenia y La Tebaida, el primer partido del Deportes Quindío, la primera corrida de toros en la capital quindiana, el primer presidente que arribó al departamento y otros 400 mil hechos también aparecen en las gavetas y cuadros del Museo Gráfico y Audiovisual del Quindío.


Un escenario que nació hace nueve años tras el ofrecimiento de la Sociedad de Mejoras Públicas de Armenia de darle forma al Museo Gráfico Quindío y del terremoto de 1999, pero finalmente fue el municipio de Calarcá quien se quedó con la exposición permanente que guarda Luis Fernando Londoño Aristizabal.


En sus inicios logró el apoyo de 35 personas que prometieron dinero para pagar el arriendo de la casa, que completa casi un centenar de años y que está avaluada en unos 390 millones de pesos.


"Tres meses después me dejaron colgado de la brocha y el apoyo oficial ha sido mínimo", contó Londoño.


El sitio ha pasado por momentos difíciles, incluso en 2009, Londoño instaló carteles fúnebres por todo el municipio "lamentando la inminente extinción del Museo Gráfico" y la comunidad lo apoyó y hasta asistieron a la funeraria, lo que motivó al alcalde de la época a pagar una deuda de diez meses de arriendo atrasados. Sin embargo ahora la salida de esa casa sí parece inminente.


Los dueños de la vivienda tienen un ofrecimiento de compra y al parecer están decididos a aceptarlo, relató Londoño.

Pese a que la Asamblea Departamental creó una comisión encabezada por tres diputados que intentan otorgarle la declaración de Bien de Interés Cultural del Quindío, esto se daría después de hallar una nueva sede para el museo, según explicó el diputado Jorge Humberto Guevara, quien dirige esa comisión.


"Hay que formular un Plan de Manejo que garantice la sostenibilidad del bien y tiene que ser aprobado por el Consejo Departamental de Patrimonio, pero por ahora estamos buscando una sede”.


Aunque el director del museo aseguró que también ha tocado las puertas de la Secretaría de Cultura del departamento en busca de una nueva casa para el museo, señaló que no ha conseguido apoyo.


Por su parte Guevara dijo que el departamento solo cuenta con lotes en Calarcá y no con edificaciones.


La actual Administración de Calarcá también se vinculó a la cruzada por una nueva sede y ya se encuentra revisando varios bienes que fueron entregados en comodato hace años y que actualmente no cumplen con los requisitos.


Entre la lista de esos bienes figuran la vivienda que albergaba al orfanato Botero Arango de Calarcá, el edificio del Hotel Alcázar donde funcionó la corporación musical Palo Santo o la casa en la que vivieron los escritores Humberto Jaramillo Ángel y Luis Vidales.


Y aunque las tres reúnen los requisitos pues conservan la arquitectura tradicional “están inhabitables”, confirmó el diputado.


“Están deterioradas y tampoco aparecen los títulos de esas viviendas, están en un limbo jurídico”, dijo.

A pesar de todos estos esfuerzos la solución definitiva tardaría unos meses. “Hay que buscar recursos para adecuarlas, y eso no se da con tanta celeridad”.


Fuente: DIARIO EL TIEMPO

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo