Gutiérrez y Hernandez se disputan la candidatura del continuismo

El enfrentamiento entre Federico Gutiérrez y Rodolfo Hernández, en busca de un cupo para pasar a la segunda vuelta este 29 de mayo y competirle a Gustavo Petro la Casa de Nariño, parece agudizarse con el paso de los días.


Este jueves, el candidato de la centroderecha le recordó a Hernández el proceso penal que actualmente investiga la Fiscalía en su contra por corrupción por el escándalo de Vitalogic, un tema del que los colombianos poco hablan, pero que está latente y que podría convertirse en una papa caliente en la recta final de la carrera presidencial o en una eventual presidencia del santandereano.


Se refiere a la participación de Hernández, cuando fue alcalde de Bucaramanga, en una operación para direccionar, aparentemente, una licitación de la Empresa de Aseo de Bucaramanga que beneficiaba directamente a Luis Carlos Hernández Oliveros, su hijo, quien hoy lo acompaña en sus recorridos de campaña.


Fico Gutiérrez dijo que Rodolfo Hernández, “que posa de moralista, es quien tiene el mayor caso de corrupción y está sindicado por la Fiscalía y por la Justicia”.

En efecto, la Fiscalía ya acusó a Rodolfo Hernández por el delito de celebración indebida de contratos y fijó su juicio final para el próximo 21 de julio, es decir, un día después de posesionado el nuevo Congreso. De acuerdo con el contenido del proceso penal que adelanta la Fiscalía, la institución judicial tiene pruebas de los actos de corrupción que comprometerían al candidato sorpresa en estas elecciones de 2022.

Entre ellas, hay conversaciones telefónicas y en WhatsApp que fueron interceptadas con sujeción a órdenes judiciales entre el hijo del candidato y funcionarios de la Alcaldía para favorecer a Vitalogic en el contrato con la Alcaldía de Santander.


En el proceso consta que el propio Rodolfo Hernández, al parecer, acogió en su apartamento, por varias semanas, a una de las personas que se encargó de elaborar los pliegos de licitación que favorecían los intereses del hijo del alcalde.


De acuerdo con la Fiscalía, en el proceso de contratación se habrían falsificado documentos que pretendieron beneficiar a la firma en el proceso contractual. Incluso, el organismo judicial tendrá que revelar en la etapa final del proceso si el hijo de Hernández habría suscrito, supuestamente, contratos en los que se establecían las comisiones si se adjudicaba el contrato.

Rodolfo Hernández ha insistido en su inocencia, pero hay un elemento que juega en su contra: José Manuel Barrera, el exgerente de la Empresa de Aseo de Santander, pidió a la Fiscalía un principio de oportunidad y declarará en contra del exmandatario.


Él, según ha trascendido desde el interior de la justicia, pretende delatar a Luis Carlos Hernández y a los exfuncionarios César Fontecha, Jorge Alarcón, Rubén Amaya, Abelardo Durán y Abigail León.


Por el mismo escándalo, la Procuraduría investiga a Hernández desde 2017.


El candidato presidencial siempre ha defendido su inocencia y ha dicho que “eso es lo que hacen los politiqueros para joderme”. Agrega que no le han instaurado una denuncia en su contra, sino 200 tras la culminación de su gobierno en Bucaramanga.


“El objetivo siempre ha sido un plan orquestado y financiado para sacarme de la Alcaldía porque yo les saqué a todos los ladrones”, ha manifestado.


No obstante, será la justicia la que determine si Hernández tiene o no responsabilidad en este aparente hecho de corrupción del que los habitantes de Santander, la tierra del candidato, conocen bien.


¿Irregularidades del anticorrupción?


El escrito en el que el organismo investigador acusa a Rodolfo Hernández fue presentado, según Blu Radio, el pasado 4 de agosto de 2020, y se espera ahora que la Fiscalía anuncie la fecha en que arrancará el juicio por la presunta participación en la celebración indebida de contratos.


El caso que hoy tiene en problemas con la justicia a Hernández se remonta a unos 3 años atrás cuando, de acuerdo con la Fiscalía, el entonces alcalde “habría ejercido su poder supuestamente para direccionar el otorgamiento del contrato de consultoría 096 de 2016, por un valor de 336 millones de pesos, al ingeniero Jorge Hernán Alarcón Ayala, quien finalmente fue escogido como contratista”.

El contrato fue suscrito por la Empresa de Aseo de Bucaramanga (Emab) y tenía como objeto una asesoría sobre el procedimiento para el manejo de las basuras en el relleno El Carrasco, y la investigación apunta a que Alarcón Ayala era el encargado de reestructurar el proceso para seleccionar a la empresa que se encargaría de ese trabajo.

En este asunto también figura el nombre del hijo de Rodolfo Hernández, Luis Carlos Oliveros, y la emisora asegura que él “aceptó que firmó el contrato de corretaje” con el contratista de la Emab, y con el empresario Luis Andelfo Trujillo, que figuraba como intermediario de la firma Vitalogic. Esta empresa era la que estaba detrás de un millonario contrato para el manejo de residuos.

La firma de ese corretaje tendría como fin el de cobrar una comisión si la Emab cerraba el negocio con quienes promovían la tecnología que ofrecía Vitalogic, y así se lo confirmó Trujillo a investigadores de la Procuraduría en 2019.


De hecho, en un informe que presentó Noticias Caracol, en ese momento, Trujillo dijo que ellos obtenían información privilegiada del proceso de contratación a través del hijo del exalcalde.


Nadie es "trigo limpio"


A este sujeto le surgió la idea de ser presidente cuando aún era alcalde de Medellín. De hecho, Federico Gutiérrez derrochó más de 130 mil millones de pesos en publicidad oficial obtenidos de los recursos públicos para comenzar prematuramente su campaña[1]. Y ahora que está en la arena del debate, de las ideas y también de las calumnias, se hace imperativo saber a fondo quien es este siniestro personaje.


Empecemos con el mayor escándalo que salpica a Federico Gutiérrez y es su evidente relación con organizaciones criminales. En el 2017, el ex secretario de Seguridad del Gobierno de Federico Gutiérrez, Gustavo Villegas fue condenado por la Fiscalía al encontrarle nexos con miembros de la oficina de Envigado. Según el propio ente penal acusatorio, Villegas había infiltrado información que privilegió a los miembros de la organización criminal en materia de seguridad y alianzas políticas en la ciudad de Medellín.[2] Curiosamente, unos meses después de habérsele imputado los cargos a Villegas, el investigado expresidente Álvaro Uribe Vélez salió en defensa del ex secretario de Seguridad señalando lo siguiente:

«Yo lo aprecio mucho. Nada es raro que Gustavo hubiera estado simplemente tratando de explorar la desmovilización de algún grupo violento, su sometimiento a la justicia, y que eso haya llevado a una mala interpretación, a que le dicten esa orden de captura»

Según Uribe, Gustavo Villegas perpetuó las alianzas con la Oficina de Envigado para buscar una presunta desmovilización por parte de este grupo armado. Hasta el día de hoy, ni la Oficina de Envigado y ni siquiera, Federico Gutiérrez se han manifestado al respecto. ¿Porqué? ¿Qué esconde el candidato presidencial detrás de todo esto?


Esta macabra alianza quedó al desnudo poco después de que la Fiscalía descubriera el verdadero objetivo de Villegas, el cual era perpetuar un pacto entre grupos criminales con el fin de paramilitarizar varias zonas del área metropolitana. Además, contaba con la aprobación de su jefe, Federico Gutiérrez para ser el próximo alcalde de Medellín en las elecciones del 2019[4]… De lo que se salvó la capital antioqueña…

A pesar de que Federico Gutiérrez sigue clamando a los cuatro vientos sus aparentes resultados en materia de gobernanza y seguridad, los ciudadanos recordamos todo lo contrario.


Por ejemplo, hubo una situación que puso en vilo a los ciudadanos de la capital antioqueña en materia de seguridad y garantías de convivencia. Este fue el caso del enfrentamiento entre distintos grupos al margen de la ley por el control territorial del Valle de Aburrá para el expendido de drogas.

¿Recuerdan esos escalofriantes videos en los que aparecían grupos de personas armadas disparando hacia las laderas occidentales y orientales de Medellín, Bello y Envigado? Este fue el producto de la disputa entre bandas armadas que se fermentó en pleno Gobierno de Federico Gutiérrez.

¿Qué hizo el entonces alcalde de Medellín para subsanar este conflicto? Pues nada, de hecho, ‘Fico’, como le llaman algunos de sus allegados— dejó escalar el problema a tal punto que las propias organizaciones criminales como es el clan Úsuga por ejemplo, se declararon en paro armado.[5]


Algo insólito para la historia reciente de la capital antioqueña, pues en el paro armado que le montaron a Federico Gutiérrez llegaron a quemar autobuses y se prohibió el tránsito de personas en algunas zonas fronterizas que los grupos al margen de la ley consideraban bajo su dominio. ¿Qué tal eso? Pero aun así, Federico Gutiérrez señala que su gobierno fue el más seguro de todos…

Esto por ejemplo, tiene mucho que decir a nosotros los votantes y es que a Federico Gutiérrez se le hace difícil gobernar sin poner en conflicto a la ciudadanía con los grupos al margen de la ley. Su supuesta política de seguridad es un paralelismo entre pactos con organizaciones criminales y el descontrol a nivel burocrático que esto genera.

Finalmente, puedo decir que hay solo una cosa en la que Federico Gutiérrez es muy bueno, y es en elaborar mentiras. Cuando recién había llegado el subpresidente Iván Duque al poder, a ‘Fico’ se le ocurrió crear una película policial para subir sus índices de impopularidad fruto de su mal gobierno.


Por primera vez en la historia veíamos a un alcalde de Medellín, e incluso, recién electo el subpresidente de la República caminando por las calles de barrio Antioquia en un supuesto operativo armado en contra del microtrafico[6]. Fue tan patética esta acción que la televisaron como el gran operativo antinarcóticos de la Alcaldía de Medellín.


Pero por favor, no nos mientan en la cara. Hasta el sol de hoy, el barrio Antioquia sigue en operación. Esas personas que siguen en esa «olla» continúan esperando que el Estado llegue con programas educativos y oportunidades laborales. Esperan un proceso de paz verdadero en el que puedan estar reconciliados con la ciudadanía y no enfrentados con el Estado. Así ‘Fico’ lo hizo; con bala y expropiación, buenas prácticas del candidato uribista.[1]*

*Fuentes:

[1] https://www.lasillavacia.com/historias/silla-nacional/el-derroche-de-fico-con-la-pauta-lo-mete-mas-en-su-bodega

[2] https://www.eltiempo.com/colombia/medellin/seguridad-en-medellin-sancionan-con-16-anos-de-inhabilidad-a-gustavo-villegas-543067

[3] https://www.elcolombiano.com/colombia/entrevista-a-alvaro-uribe-sobre-elecciones-senado-y-caso-gustavo-villegas-YL6872357

[4] https://www.eltiempo.com/colombia/medellin/gustavo-villegas-audiencia-de-acusacion-contra-el-exsecretario-de-seguridad-135694

[5] https://www.elespectador.com/politica/con-tiros-al-aire-y-quema-de-buses-hombres-encapuchados-intimidan-en-medellin-article-624976/

[6] https://telemedellin.tv/barrio-antioquia-ivan-duque/289057/


Fuente: REVISTA SEMANA / PULZO / LA OREJA ROJA

8 visualizaciones0 comentarios