Habrá participación indígena en las grandes decisiones nacionales

Dos mujeres y un hombre de comunidades indígenas con un extenso recorrido en el liderazgo social y la defensa de los derechos humanos, ocuparán tres cargos claves en el Estado colombiano a partir del próximo 7 de agosto.



La lideresa arhuaca, Leonor Zalabata, será la delegada de la Misión Permanente de Colombia ante la ONU en Nueva York; la abogada embera Patricia Tobón Yagarí estará en la dirección de la Unidad de Víctimas; y el líder nasa, Giovanny Yule, liderará la Unidad de Restitución de Tierras.

El anuncio lo hizo el presidente electo, Gustavo Petro, en la mañana de este martes, a menos de 20 días de su llegada a la Casa de Nariño.

La llegada de Zalabata, Tobón y Yule al Gobierno tiene un mensaje político en múltiples frentes. Por un lado, es una respuesta frente a los reclamos de las bases de izquierda. Varias voces han cuestionado a Petro por llegar a la Presidencia de la mano de comunidades étnicas y movimientos sociales, pero gobernar al lado de exministros de otros Gobiernos y avezados políticos tradicionales.

También es una muestra de las prioridades del próximo Gobierno. Con los nombramientos de Zalabata y Tobón Petro muestra su intención de llevar adelante el acuerdo de paz, con un enfoque étnico y medioambiental. Mención aparte merece el aterrizaje de Yule, quien además de ser representante de las comunidades indígenas también enarbola las banderas de las protestas del Paro Nacional de 2021, pues fue uno de los líderes de la minga. Por eso, varios líderes de la oposición han criticado su nombramiento.

Aunque estos tres no fueron los únicos cargos nuevos y pese a que Petro ya ha destapado varias cartas, aún le falta nombrar a la mayoría de su gabinete. De los 17 ministerios que habrá en su Gobierno –incluido el de la Igualdad, que será presidido por la vicepresidenta Francia Márquez– se conoce el nombre. de ocho de sus cabezas.

Zalabata, la primera indígena en la ONU Leonor Zalabata es la cuarta mujer y la primera indígena en representar a Colombia ante la ONU. Ocupará una silla en la que generalmente estuvieron sentados hombres blancos de poder como los expresidentes Alfonso López Pumarejo, Víctor Mosquera Chaux y Julio César Turbay. Zalabata es oriunda del municipio de Ati Kwakumuke –en español, Pueblo Bello–, y una de las lideresas sociales más importantes del pueblo arhuaco.

Ha participado en diálogos con el Gobierno y la guerrilla de las Farc para que respeten la autonomía de su comunidad. En 2007 obtuvo el premio Premio Anna Lindh, que reconoce el compromiso de los líderes sociales con la defensa de los Derechos Humanos. Su llegada al frente de la Misión Permanente de Colombia ante la ONU será clave para llevar adelante la línea medioambiental y en favor de la paz del actual Gobierno. De la mano del canciller Álvaro Leyva Durán, Zalabata también tendrá el reto de conseguir el apoyo internacional para dialogar con los grupos armados que hoy siguen atemorizando al población civil.

Tobón Yagarí tendrá que atender a víctimas La hoja de vida de Patricia Tobón Yagarí, quien estará al frente de la Unidad de Víctimas, podría llenar una página completa de un periódico. Estudió derecho en la Universidad de Antioquia e hizo una maestría en derecho internacional en la Universidad Externado. Ha acompañado el enfoque étnico de varios documentos oficiales importantes como el Plan Nacional de Desarrollo de 2014. Estuvo a cargo del capítulo Étnico del informe final de la Comisión de la Verdad, que saldría publicado este 25 de julio. De hecho, seguirá siendo comisionada de ese ente hasta el próximo 31 de julio. “Patricia es una garantía de que los derechos de las víctimas van a ser respetados en la medida de lo posible y dentro de las condiciones del próximo Gobierno”, aseguró el también comisionado, Saúl Franco. La defensa de los derechos humanos es una cuestión de familia, pues su madre es Eulalia Yagarí es una reconocida lideresa social y exdiputada de Antioquia, además de ser cofundadora de la Organización Nacional Indígena de Colombia (Onic). Yule, de la minga a la Unidad de Restitución de Tierras El nombre de Giovanny Yule, indígena nasa y actual miembro del Consejo Regional Indígena del Cauca, ha sido uno de los que más revuelo ha causado. ¿La razón? Fue líder de la minga indígena, que fue uno de los motores del Paro Nacional del año pasado. Yule también fue parte del Movimiento Alternativo Indígena y Social, MAIS, que tiene personería jurídica y representación en el Congreso. Además, fungió como gobernador del resguardo de Huellas, en el municipio de Caloto, Cauca. “Giovanny es declamador y poeta, le gusta mucho el fútbol.

Tiene una experiencia muy interesante, porque ha sido representante de la Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca. También ha participado en muchos diálogos con el Gobierno”, aseguró Nelson Lemus, líder indígena del norte del Cauca, quien lo conoció de joven. Como director de la Unidad de Restitución de Tierras tendrá la tarea de profundizar el primer punto del Acuerdo de Paz, la reforma rural integral. Esto será especialmente difícil en las zonas del país donde se ha agravado la presencia de grupos armados que siguen desplazando a las comunidades de sus territorios.


2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo