top of page

¿Hacia dónde va la cultura risaraldense?



Escribe: ALAN GONZÁLEZ SALAZAR*


En la Asamblea Departamental de Risaralda se discute el proyecto de ordenanza por medio del cual se estructura la política pública en cultura, un documento que traza los lineamientos de la oferta y la participación ciudadana a diez años (2023-2033), y como tuve la oportunidad de participar en el primer debate de la ponencia del proyecto, no quiero dejar pasar la oportunidad, primero, de señalar que el documento de ordenanza está mal redactado, la falta de coherencia y cohesión textual dificultan la interpretación del mismo, la lectura se hace engorrosa. Se recomienda entonces a la oficina de planeación hacer corrección de estilo al documento.


Segundo, se le prometió al sector cultural separar la Secretaría de Deporte, con el objetivo de crear la primera Secretaría Departamental de Cultura. Se citó para ello a múltiples reuniones al sector cultural y a los consejeros departamentales de cultura y no se llegó a ningún resultado. Tiempo perdido.


Tercero, la representación que se da en los Consejos de Cultura no corresponde ni hace justicia a los actores culturales de los municipios, ya que los canales por los cuales se publicita la convocatoria de las vacantes de dichos consejos no se hace de forma masiva y no se publicitan en prensa local ni en medios alternativos de información cultural, es decir que, en la práctica, se afecta la participación democrática de los agentes culturales, que no se sienten representados en dichos Consejos de Cultura. En suma, esto no contribuye a mejorar la percepción negativa que tiene actualmente el sector artístico frente a la administración departamental.


Las convocatorias que realiza la Secretaría de Deportes, Recreación y Cultura a participar de los consejos departamentales no son convocatorias amplias y las personas que integran estos consejos no representan a la gran mayoría del sector.


Asimismo, esta ordenanza establece que los Consejos Departamentales de Cultura son las máximas instancias de participación democráticas, debe garantizarse, en consecuencia, que la dirección de cultura esté en la cabeza de un funcionario que conozca las dinámicas del sector, las problemáticas que lo aquejan y que no se den dichos nombramientos por razones o conveniencias políticas. Este cargo debe ser ocupado por un gestor de larga trayectoria, que le garantice una participación amplia al sector cultural.


Por último, el gobernador Víctor Manuel Tamayo Vargas había reconocido en su Plan de Desarrollo (2020-2023) el abandono del Edificio de Rentas “Alberto Mesa Abadía”, y en consecuencia se comprometió con su remodelación, ¡promesa incumplida! Cabe mencionar aquí la responsabilidad de Telecafé en el mantenimiento de este bien arquitectónico, pues hoy se encuentra en condiciones deplorables, la fachada y el interior requieren una intervención urgente para evitar el deterioro del mismos y poder así aprovecharlo, en un futuro cercano, como Casa de la Cultura o centro de muestras y exposiciones artísticas del talento de los niños, niñas y jóvenes del departamento.


Fue aprobada


Con entusiasmo y regocijo los artistas y gestiones culturales del departamento celebraron la consolidación de la Política Pública de Cultura. Esta ordenanza fue aprobada por la Asamblea de Risaralda y tiene como objetivo trazar una carta de navegación para el sector para los próximos 10 años.


“Se abre una puerta grandísima para el sector cultural, queremos que ellos sepan que en estos 10 años vamos a estar vigilantes, gestionando recursos, trayendo proyectos, mejorando la infraestructura, pagando esa deuda con ese sector tan importante para nuestra sociedad, porque todo lo que podamos para beneficiar al arte y cultura nos va a beneficiar a nuestros niños, niñas y adolescentes”, manifestó la diputada Paola Nieto, ponente de este proyecto de ordenanza.


El documento compila un esfuerzo de dos años, recorriendo los 14 municipios, escuchando a los representantes del arte y la cultura del departamento y por ello la Duma Departamental ha dado un espaldarazo a la Gobernación de Risaralda en apoyar este proyecto.


Más de 600 actores del sector cultural aportaron en la construcción de la política pública de cultura, que tiene como objetivo dar una mayor cobertura y de calidad cultural a los niños, niñas, jóvenes, adultos y población con discapacidad.


“Durante la sesión de la Asamblea tuvimos varias opiniones del sector cultural aprobando y avalando esta política pública que permitirá generar acciones para el crecimiento del sector cultural”, explicó Eliana Carmona, directora de cultura de Risaralda.


(Publicado originalmente en el portal EL DIARIO

y difundido por expresa voluntad del autor)


TÍTULO ORIGINAL: "Retos y desafíos de la Política Cultural en Risaralda"







Nació en Pereira, Risaralda, en 1987. Actor y dramaturgo. Cofundador de la revista Polifonía y del Premio Nacional de Poesía Universitaria El Quijote de Acero Actualmente culmina sus estudios en la licenciatura en Español y Literatura de la Universidad Tecnológica de Pereira. Ha publicado poemas en la Antología poética: Tocando el Viento, Compilación y Selección de Giovanny Gómez. Editor: Corporación Cultural Luna de Locos, 2012; Libro de agua interminable, taller de escritura La caza de las palabras, 2014, Klepsidra Editores; cuentos y ensayos en revistas como Agenda Cultural y Luna de Locos. Es autor de la novela Anónimos.

9 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page