top of page

Hombre armado se infiltra en Casa de Nariño; ¿no van a parar hasta que maten a Petro?

Sin lugar a duda, esta maniobra tiene los inequívocos rasgos de los "avisos mafiosos" a la hora de tratar de amedrentar a las personas que constituyen "una piedra en sus zapatos".


Escribe: CARLOS ALBERTO RICCHETTI*


Un hombre que al parecer había pedido una cita con el Presidente de la República, logró acceder a la Casa de Nariño tras pasar los correspondientes anillos de seguridad sin que fuera detectada el arma en su poder. El hallazgo, se produjo recién cuando el sujeto en cuestión estuvo frente a frente con el mismísimo Gustavo Petro, quien al parecer habría dado aviso a los uniformados al interior del recinto.


La lectura más "inocente" de lo sucedido, alertará sobre las graves fallas del esquema de protección del primer mandatario de los colombianos. Pero si se considera la presunta calidad del personal especializado y los dispositivos de última generación para comprobar la existencia de cualquier tipo de armas, desde la más insignificante navaja a una pistola plástica, entre otros adminículos letales, no estaría demás rastrear las huellas de los casi seguros autores intelectuales.


¿Código mafioso?


Igual al mítico capo inmortalizado por Marlon Brando; ¿la oposición uribista le quiso hacer a Petro una "oferta que no puede rehusar"?

Hace muchos años el abuelo paterno del autor de esta crónica, lo desafió a ponerle sal en la cola a un pajarito. El chiste se repitió hasta la llegada de la suficiente madurez junto a la hora de preguntarle la razón de la utilidad de semejante paradigma bastante impráctico, por lo cierto. Con risa contraída, el anciano respondió que para echarle sal, valía la pena mejor intentar atraparla.


Aún siendo descendiente de italianos, de haber visto en incontables ocasiones la saga de El Padrino o tantas otras películas del género, aquel maravilloso abuelo no pudo vislumbrar la necesidad de algunos de "salar" al Presidente en lugar de atraparlo o lo que es peor, asesinarlo dentro del propio despacho.


Ni en los días más álgidos de la vida institucional de la Nación, había tenido lugar ni mucho menos se llegó a concebir semejante fallo, excepto porque se trate de una maniobra harto calculada y con un mensaje bien claro: "El Señor Presidente no deja de lado las reformas propuestas, interrumpe definitivamente los diálogos de paz, sigue empeñado en cantar, denunciando uno por uno los abominables hechos de corrupción de sus opositores, lo pasamos de urgencia para la otra orilla".


A buen entendedor, pocas palabras.


Estrategia


Hace poco tiempo, al parecer un ex militar uribista publicó
en redes sociales su deseo de matar al presidente.

Los mismos que retardaron el advenimiento de Petro a la presidencia, al no poder impedir su victoria por resultarles imposible comprar más gente a la surgida desde el subsuelo social del país a votarlo, ahora vuelven y juegan a no querer dejarlo gobernar.


La alarmante carencia de propuestas del uribismo u otros sectores antagónicos al Gobierno del Cambio, dispuestos a acabar con todo cuanto atente contra sus intereses espurios, no sólo irrespetaron la investidura. Calumniaron, buscaron llenar de odio a la sociedad, pusieron a trabajar medios masivos cómplices a difamar o confundir y lo peor, no conformes con críticas atacando el buen nombre o el honor, llaman abiertamente a un golpe de Estado.


Hace unos pocos días, compraron a la ex esposa de Nicolás Petro Burgos, casada con uno de los hijos de Pedro Lame, referente del clan cercano al de los Char, de cuya unión nació un niño apadrinado por la polémica gobernadora de Atlántico, Elsa Noguera. Por supuesto, no son ningunos genios ni inventaron nada. La misma metodología difamatoria utilizaron con la ex pareja del periodista, Hollman Morris, como si a los colombianos "les vieran la cara" de comerse lo que a estos delincuentes se les viene en cara.


Para quienes pensaron en estas palabras como las de un comunicador exaltado en defensa del Gobierno, no se equivocaron. En primer término, porque Gustavo Francisco Petro Urrego personifica la primera línea de defensa contra la derecha uribista fascista, corrupta, asesina o como si fuera poco, totalmente inepta sin estar a la altura de la grave situación nacional, encaprichada en seguir viviendo del saqueo público. Y en segundo lugar, porque en vista a los ataques despiadados nunca sufridos por ningún otro gobierno, el paso siguiente es perpetrar el magnicidio del primer mandatario.


Hay dos alternativas bien claras: Se toman las medidas necesarias siempre al amparo de las leyes de la República o de lo contrario, estos delincuentes y mafiosos de cuello blanco no se darán por bien servidos hasta lograr derrocar a Petro, si antes no acaban con su vida, porque fiel a lo prometido en campaña y en obediencia al mandato popular, nunca cambiará un rumbo que es desde lejos el mejor para Colombia.


Bien puedan los calificados lectores ir sacando sus propias conclusiones al respecto.









*Periodista, escritor, poeta y cantautor. Director general de Diario EL POLITICÓN DE RISARALDA y de su suplemento, ARCÓN CULTURAL. Integrante de ¡UYAYAY! COLECTIVO POÉTICO, así como del CÍRCULO DE POETAS IGNOTOS.

144 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page