top of page

Manuel Rojas, su trabajo de prevención del suicidio en Dosquebradas



Escribe: CARLOS ALBERTO RICCHETTI*


El líder cívico y político del "Municipio Industrial", Manuel Rojas Hurtado, viene desarrollando desde hace algunos años una importante labor teniendo en cuenta la alta tasa de personas que toman la penosa decisión de quitarse la vida.


Para ello, hace parte de una entidad orientada a contener a quienes por distintas razones adoptan una alternativa a la cual considera "equivocada".


"Personalmente, Dios ha sido mi sostén en los todos los momentos de mi vida. Puede haber hechos no compartidos, inquietudes sociales, situaciones límites de distinta índole, pero la vida es hermosa y vale la pena vivirla tanto por nosotros como por los demás", aseguró.


Compromiso


Rojas Hurtado dijo que muchas veces el nerviosismo, la pena extrema, la claudicación frente a ciertos acontecimientos con o sin solución a la vista, son malos consejeros haciendo incurrir en el error de considerar seriamente auto inmolarse.


"La muerte es la inexistencia, el final, la nada misma. Dejar de existir y no sólo es renunciar a la vida, a la simple esperanza de lograr superar escollos", afirmó.


Más adelante, quiso abordar el tema con mayor profundidad, dando a entender su parecer al respecto.


"Cometer suicidio, es cerrarse de manera unilateral a lo que pueda suceder en el futuro, a las vueltas del destino, a dejar de lado cualquier alternativa positiva, cambiando los problemas de la existencia por otro peor del cual no hay remedio, porque no hay vuelta atrás, ni se puede revertir", puntualizó.


Frente a este grave inconveniente, decidió tomar "cartas en el asunto" y adentrarse en el camino de rescatar a las posibles víctimas.


"Nunca fui indiferente a los vicisitudes de la comunidad de Dosquebradas. Sus inconvenientes, son los míos, siendo por ello que frente a la abrumadora tasa de suicidios decidí poner mi humilde grano de arena a fin de contrarrestar este terrible mal", finalizó.


Números rojos


Hay alrrededor de 700.000 suicidios por año en el mundo entero, sin contar la enorme cantidad de tentativas.


Por su parte en Dosquebradas fueron reportados 20 suicidios, aunque hay opiniones divididas. Mientras la Secretaría de Salud Municipal documentó apenas 18 casos concretos, el SIVIGILA (Sistema de Salud Pública) consideró que hubo 324 intentos, casi uno diario, multiplicando las posibilidades de disparar aún más las cifras ya alarmantes.


De acuerdo con la Secretaría de Salud, solamente por nivel de escolaridad los registros llegan a 455 y al discriminarlos por el estado civil de los autores la sumatoria es de 445.


El líder Manuel Rojas Hurtado, cuya estadística coincide plenamente con los números de esta última, añadió a su vez que el 66% de intentos de suicidio correspondió a mujeres, frente al 35% de hombres.


En cuanto a la edad, afecta en un 46.5% a menores de 18 años, 22.5% a la franja de 18 a 24 , 16% de 25 a 29 y sólo el 3% a mayores de 60 años, afectando a personas sin educación, con escolaridad básica o mayoritariamente solteros, contrario a la minoría de casos entre quienes están en unión libre.


El resto corresponde a quienes padecen problemas familiares con el 34%, seguidos por problemas de pareja 21%, enfermedad crónica 11%, problemas económicos 8%, maltrato físico, psicológico y sexual 8%, muerte de familiar 6% y problemas laborales 5%.


Los factores de riesgo de la población con tendencia a intentar quitarse la vida, están asociados a antecedentes de trastorno psiquiátrico (trastorno depresivo, trastorno bipolar, trastorno de personalidad y esquizofrenia), ideación suicida persistente, consumo de sustancia psicoactivas, plan organizado de suicida, antecedentes de violencia, antecedentes de alcoholismo y antecedentes familiares.


Las comunas del "Municipio Industrial" más afectadas, son la 2 con el 21.6% de los intentos, la 1 con el 12.6% y la 3 con el 10.2%.


Manos a la obra


Frente a la problemática, Rojas Hurtado orienta un grupo de prevención de posibles casos de suicidio compuesto por la psicóloga Fanny Esperanza Molano Franco, quien trabajó durante diez años en el gobierno de la ciudad de Bogotá, autora entre otras iniciativas de la Línea 106 para la atención en crisis; la enfermera y especialista en auditoría de salud Ana María Sierra, y la técnica en asistencia social y comunitaria y estudiante de psicología Gloria Esther Morales.


Al ser interrogada, Molano Franco advirtió las principales causas detrás de una eventual situación de dicha índole.


"Algunas de las causas pueden tener lugar en mayores de 45 años. Otras son la impulsividad, los eventos vitales adversos, ser viudo, separado o divorciado, vivir solo, estar desempleado o jubilado, tener antecedentes familiares de suicidio, intentos previos, contar con una mala salud física, padecer una enfermedad mental y ser población desplazada víctima de violencia".


Los problemas sentimentales, sexuales, de convivencia, los sociales, económicos o hasta los derivados del racismo, tampoco escaparon al análisis de la Licenciada en Psicología.


"Algunos campos propicios para el desarrollo de estos inconvenientes son los conflictos de pareja, las rupturas amorosas, la violencia sexual, racial, la violencia intrafamiliar, la violencia por desplazamiento forzoso, el matoneo, acoso escolar o laboral. También la discriminación a causa de la orientación, de las preferencias sexuales, el desempleo, la situación socio - económica precaria, las pérdidas significativas y los trastornos mentales y del comportamiento", añadió.


Molano Franco se refirió en última instancia a las usuales señales de alerta temprana.


"Para identificar una posible conducta suicida, deben considerarse por ejemplo la presencia de pensamientos o planes de autolesión en el último mes o acto de autolesión en el último año, alteraciones emocionales graves, la desesperanza, la agitación o extrema violencia, la conducta poco comunicativa y el aislamiento social", estableció.


Apoyo


De la misma manera se pronunció el actual aspirante a la Alcaldía de Dosquebradas, el concejal Oscar Mauricio Toro, a la postre compañero de causa de Manuel Rojas Hurtado, el cual recoge los frutos de su desinteresado apoyo.


“A veces la vida puede parecer abrumadora. Los desafíos que se nos presentan pueden parecer insuperables, al igual que la tristeza. La vida puede ser difícil, pero siempre hay una esperanza. No tenemos poder sobre los acontecimientos exteriores, pero sí sobre la mente”, expresó.


Al momento de concluir, envió un mensaje de esperanza llamando a la reflexión a quienes puedan atentar contra su vida.


“En esos momentos difíciles hay que recordar que nadie está solo y que hay personas que se preocupan por ellos y están dispuestas a ayudarles. Hablar sobre los sentimientos y emociones puede ser un paso muy poderoso, no tengan miedo de buscar apoyo y hablar con alguien de confianza. La vida es preciosa y la prevención es posible”, sostuvo.


Teniendo en cuenta la gravedad de la situación, la ciudadanía debería reflexionar sobre los elementos a su alcance para contener al menos a familiares o amigos pudiendo padecer este tipo de tendencias. Basta apenas con el acompañamiento oportuno, una palabra justa, la sugerencia necesaria, para impedir hechos de semejante magnitud.


Manuel Rojas Hurtado y su grupo lo hacen. Queda a criterio de los calificados lectores asumir la responsabilidad correspondiente.











*Periodista, escritor, poeta y cantautor. Director general de Diario EL POLITICÓN DE RISARALDA y de su suplemento, ARCÓN CULTURAL. Integrante de ¡UYAYAY! COLECTIVO POÉTICO, así como del CÍRCULO DE POETAS IGNOTOS.

80 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page