top of page

Milei recorta, promete más ajuste y argentinos salen a "cacerolearlo"




El mandatario afirmó que lo anunciado "no es un paquete pro-empresas sino pro-mercado, o sea pro-libertad” y aclaró que las medidas “ya están vigentes”. Apuntó contra los ciudadanos que se manifestaron anoche: dijo que sufren "síndrome de Estocolmo" y "están abrazados y enamorados del modelo que los empobrece".


El presidente Javier Milei afirmó que el cúmulo de derogaciones de leyes incluidas en el cuestionado DNU anunciado anoche va a “incrementar el bienestar de las personas”. “No es un paquete pro-empresas sino pro-mercado, o sea pro-libertad”, afirmó el mandatario para justificar cada una de sus medidas.


Milei aclaró que cada una de las medidas dadas a conocer “ya están vigentes” y por lo tanto “rigen desde hoy”, y advirtió que el gobierno nacional “ya está preparado” para enfrentar los planteos judiciales anunciados por distintos sectores que lo rechazaron.


“Los ajustes siempre cayeron sobre la población pero con esto, el 60 por ciento del ajuste cae sobre el Estado”, definió el líder de La Libertad Avanza en su primera aparición pública tras la cadena nacional que desató anoche masivas protestas de rechazo a los ajustes.


Con el DNU de ayer, “las personas se van a estar beneficiando con la baja de la inflación, la recuperación de la economía y van a conseguir un mejor trabajo. Esto es sincerar el desequilibrio macroeconómico”, afirmó en declaraciones a Radio Rivadavia.


Indicó, además, que ese “paquete de estabilización no me cae simpático, pero lo resolví en la urgencia de evitar la inflación”.


Por otra parte, ratificó que tras los anuncios de anoche “todas las empresas del Estado pueden quedar privatizadas, por eso las pasamos a sociedades anónimas”, explicó.



“Cañonazo a la industria del juicio”


Respecto a la eliminación de las indemnizaciones por despidos, Milei describió a su DNU como “un cañonazo a la industria del juicio”. “Lo que ahora se ataca principalmente es el tema de las multas, que es lo que perjudica a la empresa y es una plata que no la recibe el trabajador, sino que se la llevan los abogados”, explicó.


“El trabajador no va a estar peor que hoy, va a estar mejor porque cuando se elimine la carga de litigiosidad, va a haber más empleo”, sostuvo.



Impuesto a las Ganancias y negociación con los gobernadores


Milei también ratificó su intención de reimplantar el Impuesto a las Ganancias de los trabajadores e insistió que esa decisión es la única que podría darle una salida al ajuste que el su gobierno hizo sobre las provincias.


Con los mandatarios provinciales “hay una negociación en la que estamos evaluando” de qué manera solucionar el problema, dijo y les envió un mensaje: “No vamos a coparticipar el impuesto al cheque de ninguna manera”.


Precisamente esa fue una de las alternativas que los mandatarios provinciales pusieron sobre la mesa en la reunión de la semana pasada. “No vamos a modificar las transferencias, nuestra política de déficit cero es inamovible” y por eso “la vuelta del Impuesto a las Ganancias es la solución que permite que las provincias puedan encausar sus cuentas”, remarcó.



Cepo a los paros


El jefe de Estado admitió que su decisión de declarar al transporte público y a la Educación como actividades esenciales tuvo que ver con ponerle un coto a la posibilidad de que se realicen medidas de fuerza en esos sectores.


“Vos podés hacer paros pero no podés perder días de clases porque provocás un daño irreparable a largo plazo. Por eso a la Educación se la declara actividad esencial. No podés hacer paros. No estamos dispuestos a hipotecar el futuro”, sentenció.



Cacerolazos "comunistas"


Por último, el mandatario afirmó que los ciudadanos que realizaron anoche cacerolazos y protestas en rechazo a su decreto de necesidad y urgencia (DNU) están "abrazados y enamorados del modelo que los empobrece".


"Puede ser que haya gente que sufre el síndrome de Estocolmo. Están abrazados y enamorados del modelo que los empobrece. Hay gente que mira con nostalgia, amor y cariño al comunismo", interpretó.



Chicana antipiquete


Javier Milei se refirió en tono despectivo a la masiva movilización de ayer encabezada por algunas organizaciones sociales y agrupaciones políticas, pese a la amenaza del protocolo represivo de Patricia Bullrich.


El Presidente dijo que su balance respecto de la instauración del Protocolo Antipiquetes “fue extremadamente positivo” porque las organizaciones “llevaron menos gente de la que prometieron”.


El dirigente Eduardo “Belliboni habló de un piso de 50 mil manifestantes y eso no sucedió. Fueron 20 veces menos, por eso él estaba nervioso”, dijo el líder de LLA.


“Se le aclaró a la gente que ‘el que corta no cobra’ y que nadie podía amenazarlos con que perdía el plan si no iba a la marcha. Entonces la gente entendió que hay que acatar la norma y eso diezmó la cantidad de asistentes”, sostuvo.


También chicaneó con la línea telefónica que el gobierno nacional lanzó para que los beneficiarios de planes sociales denuncien de manera anónima posibles extorsiones o apriete de dirigente: “Recibimos más de 10 mil llamados. Hubo más denuncias que manifestantes”.



Los clubes, ¿sociedades anónimas?


El mandatario nacional aclaró que entre las decisiones anunciadas no se instauró el mentado sistema de declaración de sociedades anónimas a los clubes deportivos, pero explicó que se abrió la puerta para que ello pueda ocurrir.


“Nosotros damos la opción a que los clubes se amplíen al régimen de sociedades. Es algo opcional. Si quieren mantenerlos como a hora, pueden mantenerlos como ahora”, aclaró.


También se refirió al revés que sufrió esa herramienta privatizadora tras la derrota de Mauricio Macri en las elecciones a Comisión Directiva de Boca Juniors, y admitió que el domingo pasado él participó de esos comicios sólo por “gratitud” al líder del PRO.


“Macri tuvo un gesto noble y desinteresado al ayudarme, cómo no iba a ayudarlo a él. Se llama gratitud”, dijo.


Luego añadió: “Fui a votar sabiendo cuál iba a ser el resultado (es decir, que Juan Román Riquelme ganara), pero fui por una cuestión de dar una batalla cultural. Sabía que él me iba a mandar a escrachar, sabía que iba a mandar gente a putearme, pero ¿me tengo que dejar intimidar por un cojunto de patoteros?”



Fuente: PÁGINA 12 (ARGENTINA)

82 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page