top of page

No es un título sensacionalista: Gobierno de Estados Unidos, podría cerrar


Los líderes del Congreso de Estados Unidos han llegado a un acuerdo sobre el marco de financiación del Gobierno federal durante el resto de 2024, según lo ha anunciado el presidente de la Cámara de Representantes, Mike Johnson.

"La cifra tope asciende a 1,59 billones de dólares para el año fiscal 2024, según los niveles establecidos por la Ley de Responsabilidad Fiscal. Esto incluye 886.000 millones de dólares para la defensa y 704.000 millones de dólares para otras partidas", afirma Johnson en una carta a los legisladores citada por The Hill.

    

La deuda pública de EE.UU. alcanza un nuevo récord de 34 billones de dólares.


El presidente Joe Biden comentó en un comunicado que el marco de financiación bipartidista alcanzado permite que el país dé "un paso más hacia la prevención de un cierre innecesario del Gobierno y hacia la protección de importantes prioridades nacionales".


En particular, precisó que el acuerdo refleja los niveles de financiación que él negoció con ambos partidos y convirtió en ley la pasada primavera.


"Rechaza recortes profundos a los programas con los que cuentan las familias trabajadoras y ofrece una vía para aprobar proyectos de ley de financiación para todo el año que beneficien al pueblo estadounidense y estén libres de políticas extremas", declaró.


Biden agradeció a los líderes demócratas de ambas cámaras el "liderazgo" que demostraron en su esfuerzo por alcanzar el acuerdo e instó a los republicanos "a dejar de amenazar con cerrar el Gobierno y a cumplir con su responsabilidad básica de financiar las prioridades críticas internas y de seguridad nacional". Entre ellas, destacó su solicitud de financiación suplementaria, que incluye más de 60.000 millones de dólares en asistencia a Ucrania.


Tras el receso festivo, ambas cámaras reanudarán el trabajo esta semana con la intención de acordar el texto del borrador antes de la fecha límite del 19 de enero, cuando expira la financiación para la mayoría de las agencias y departamentos gubernamentales; mientras que el resto lo hace el 2 de febrero, incluidos los fondos para la defensa y los mayores programas nacionales.


Sin embargo, la posibilidad de un cierre del Gobierno aún no ha sido desterrada, pues deben superarse algunas diferencias políticas, como las relacionadas con las exigencias de los republicanos para que se incluya una reforma migratoria a la legislación sobre el gasto.



Consecuencias


Pese al nombre que tiene, el cierre de Gobierno no implica que todas las agencias, programas y servicios financiados por la federación estadounidense se suspenden.


Las agencias que se consideran no esenciales, incluyendo las que pagan préstamos a pequeñas empresas y procesan solicitudes de pasaportes, dejan de trabajar mientras el Congreso llega a un acuerdo sobre un proyecto de ley para el presupuesto federal.


Los empleados de los departamentos que cierran son puestos en licencia. En cierres anteriores, quienes entraron en esta categoría recibieron sus pagos de manera retroactiva cuando se llegó a un acuerdo.


En el pico del cierre del Gobierno durante 2013, cerca de 85 mil empleados quedaron en licencia cada día, según la Oficina de Gestión y Presupuesto.


El Ejército debería reportarse para el servicio, aunque las tropas no recibirán pagos. Empleados civiles del Departamento de Defensa entrarían en estado de licencia igual que los instructores de las academias militares y los contratistas de mantenimiento.


Las fiscalías, incluyendo el equipo del fiscal especial Robert Mueller, sí continuarían sus operaciones, pero los parques, zoológicos o museos nacionales cerrarían.


El cierre también afectaría a la Agencia de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos.


La Seguridad Social, el control del tráfico aéreo y la Administración de Seguridad en el Transporte tendrían financiamiento, igual que el Servicio Postal de Estados Unidos.


Los integrantes del Congreso continuarán recibiendo sus pagos porque así está escrito en la ley.

El cierre afectaría especialmente a los residentes de Washington, porque el presupuesto de la capital estadounidense viene del Congreso y los recolectores de basura entrarían en periodo de licencia.



Fuente: NOTICIAS RT (RUSIA)

2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page