top of page

Obra de Sebastián Molina cosecha elogios en la ciudad de Pereira


La Sala "Carlos Drews Castro" no deja de dar a conocer a distintos artistas

Escribe: JAMES LLANOS GÓMEZ*


La obra de Sebastián Molina tiene su arraigo en la huerta de su pueblo natal, en ese mundo cotidiano, unido con el olor lugareño, la flora y la fauna del campo que lo vio crecer.


Es un artista que aparece en el mundo de lo sensible y atrapa o sabe interpretar las cosas, los objetos, los animales y las personas en contexto con la ciudad-pueblo.


Sabe sustraer a ese momento presentado ante su mirada en imágenes, los contornos y colores para llevarlos de manera simplificada al lienzo, con una onda y diáfana tesitura de la mancha, el matiz y el trazo, generando una propuesta muy particular, en escenas demarcadas con la línea oscura y su particular empaste, para darle gravedad al conjunto de lenguajes, que despiertan el interés del ojo visor del espectador.



Este artista que reside en los EE.UU, Atlanta, Georgia, hace varios años, intercala sus horas de trabajo con mucha sensibilidad, ejecutando obras en su taller, ese que acompañado en las noches con un inmenso pero acogedor montón de papeles, óleos y recipientes vacíos y trabajos inconclusos que esperan los ánimos de Molina, de sus sentimientos y pasiones en contraste, de los oficios que desempeña en su compromiso laboral, que le ofrece la tranquilidad y otras posibilidades de entrar en el verdadero mundo del autor, de un autor de verdad.


El universo de Sebastián lleva siempre una carga de expresión citadina y de anatomía en los objetos para ejecutar a través de una abstracción interpretativa, imágenes poderosas, que llegan a tocar las puertas de los impresionistas oriundos, que desde el siglo XVIII en Colombia hicieron de la mancha, su propia fuerza impresionista y otros expresionistas que dejan entrever, que el arte no tiene fronteras, sino que, se nutre en su propio núcleo natural.


El pensamiento científico, la inteligencia en contraposición al mito, es un debate que viene servido en la mesa de la discusión, hace ya varios siglos, ninguno se contrapone, pareciera que se complementan.


Con el mito se permite expresar lo que no existe en realidad, en los mundos existentes de la cabeza de este artista, y, por supuesto, en el amplio mundo del espectador.


Sebastián Molina no representa de manera precisa o figurativa la realidad visual que percibe el ser humano, porque lo suyo es un arte que alcanza otra dimensión de la moral y la espiritualidad, expresa emisiones y sensaciones separadas de la lógica y la objetividad.


Para ver un breve segmento de la obra de Sebastián Molina, se ruega hacer click en el siguiente enlace:


Exposición de SEBASTIÁN MOLINA presentada por JAMES LLANOS GÓMEZ (2023) por CARLOS ALBERTO RICCHETTI












*Pintor, artista plástico y uno de los artistas más relevantes a nivel nacional. Curador de la Sala "Carlos Drews Castro".

6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page