Otro esmero en letras


Escribe: NELSON GUZMÁN BAENA*


Este 2 de julio apareció en mi casa de forma sorpresiva el escritor Umberto Senegal (Seudónimo) con el fin de saludarme sin enterarse que el día anterior yo había pasado por una intervención quirúrgica de una hernia inguinal derecha y solicita a mi compañera Lucelly el favor de informarle si me encontraba; ella de inmediato se comunica por celular y me pregunta si estoy dispuesto a atender al docente que me requería. De inmediato le dije si y luego de compartir asuntos de política, de pedagogía y de recordarnos nuestro tiempo de labores en el Colegio Instituto Calarcá se despide pero antes me hace entrega de dos libros cuyos autores conocidos desde hace más de 5 décadas como es el de Humberto Jaramillo Ángel (H.J.A.) y titulado “Cuentos del alma emponzoñada (Selección) Narrativa” con su primera edición 2021 y 219 páginas y el otro del escritor Argentino Carlos Alberto Ricchetti con título “Mujer de cal y prólogo de Carlos Muquitay”. Editorial Surcos, primera edición de 2019. Por cierto, hace unos 20 años me lo encuentro por el Quindío y en Risaralda con su periódico El Politicón, cantautor de tangos y escritor, quien nos ha acompañado en Calarcá en tertulia del Centro de Estudios e Investigaciones sociales CEIS capitulo Quindío con su voz y debo contar que si lo leen van a encontrar otro integrante en letras cuando se plasma en una hoja cualquiera y se lanza a luz como farol de guía espiritual de y en épocas históricas diferenciadas y sobresaliendo su exquisitez.


De Ricchetti y su obra confieso que he tenido la feliz oportunidad de leer sus 36 poemas y valorar las 10 obras ambas de apoyo liberador. Por ello en MUJER DE CAL encuentro sabor y regocijo con extensión latinoamericanista a Cuba y su autor. Anhela en un próximo libro contar nuestra historia villacaciqueña con fuerza intelectual y le sugiero de consulta para iniciar debe tenerse en la cuenta realizar visita a los archivos del Consejo Municipal en los comienzos del siglo XIX y confrontar o aprobar las denuncias contra los ricos y el imperio que formulaba Segundo Henao uno de los fundadores de Calarcá y Génova ojalá no hayan desparecidos porque sería equivalente a borrar e ignorar la memoria histórica de nuestros pueblos y sus forjadores.


La obra de Carlos Ricchetti nos embriaga en el amplio mundo de la vida, el amor, el sueño, la libertad como se siente en casi todas sus odas en especial en el universo de la mujer por ser creadora de sueños y luchas por la igualdad lo cual trae implícito amor y sabiduría y todo este conjunto de palabras conjugadas en la creatividad. Tomemos un ejemplo más de dignidad de la mujer colombiana la nueva ministra de cultura Patricia Ariza relevante en el teatro colombiano e integrante de la Unión Patriótica y el Pacto Histórico.


Del Poeta Humberto Jaramillo Ángel (Calarcá, 1908-1996) resurjo lo que me contaba en diversas conversaciones donde me platicaba llegar de la vereda de quemar carbón, forjar el hierro de vivir malas comprensiones y como se va superando con el esfuerzo de las lecturas hasta arribar a la escuela como maestro y siendo una de ellas la ubicada en el barrio Versalles de mi Calarcá y progresivamente con su invención literaria ganar espacios regionales y nacionales como el llegar a ser Miembro Correspondiente de la Academia Colombiana de la Lengua y se posesiono el 8 de mayo de 1993 con el ensayo “Las palabras y el duro y hermoso oficio de escribir” fue toda una magia como lo plantea y quien no lo recuerda en una butaca de la plaza Bolívar estudiando libros y periódicos y como había que saber para llegar a irrumpir su juiciosa y entrega a la lectura. Don Humberto hágame el favor y me coloca al día en lo que ha sucedido en la región o que libro me recomienda para estudiar y de contigua tenia uno de los suyos como “Viaje a la aldea (1983) y como también lo inducia Héctor Ocampo Marín (Pereira 1918-2010) quien fuera director del Suplemento Dominical del Diario la Republica de Bogotá a inclinarme por la crónica algo libre. Presentarme otro de sus libros H.J.A. pero de ensayos “Letras y Letrados” prologado por otro amigo escritor y periodista abuelo Héctor Rojas Castro quien además fuera gerente regional de TELECOM en Manizales u su administración se extendía por Risaralda, Quindío y Chocó.


Este libro “cuentos del alma emponzoñada” con 26 selectos textos y de los cuales hare aproximación mínima a algunos de ellos partiendo de como vi al poeta H.J.A. y con laudable asesoría editorial de la Licenciatura en Literatura y Lengua Castellana de este mismo centro universitario: Docentes Carlos Alberto Castrillón (La Tebaida Q. 1962 – 2021), Cesar Augusto Reyes Vélez y la Biblioteca de Autores Quindianos, secretaria de cultura, y Gobernación del Quindío.


Sus cuentos son originales y propios (1948) Adel López Gómez (Armenia Q. 1900 – 1989 Manizales). Página 7. Comparto plenamente esta aseveración. Su explosivo comportamiento radical y fuerza vocal. No se arredraba, su bastón no solo contribuía en el sostén de su físico sino también en autoridad. Lo que sentía lo decía en presencia de quien fuera. Juan Ramón Segovia su distintivo en el Diario La Patria de la familia Restrepo u otros medios era de orgullo.


De multitud (1940) su cuento “Sudor” me parece notable la relación entre la justicia y la prisión porque normalmente en Colombia solo van los de ruana y los demás lo máximo la casa por cárcel porque esta tampoco es restauradora de valores. Leamos a H.J.A.: En la cárcel lo vigilan a uno para que no se fugue y en las minas para que no se robe el oro. Página 38. Una culposa duda sobre el subrayar los libros cuando se está leyendo lo resuelve H.J.A. en parte de su cuento “Por entre los días” página: 44: lo importante es que el libro este anotado y que se vea quien lo leyó no lo hizo por el simple hecho de leer.


En el cuento “Hambre” puede uno ver como se proyecta sus inicios de la existencia: luego seguí sin rumbo fijo. Ahora el hambre se me veía en todos los miembros del cuerpo: en el vestido, en la manera como andaba, en la lentitud con que movía los brazos, en los grandes ojos azules…Página 52. Descripción con elocuente imaginación y temeraria “Odio a ese hombre” y creo que poco perdonaba, aunque lo ejerciera. Expresaba figuras de manera espontánea y en ocasiones dejaba en suspenso a quien estuviera en su mesa: Una grata fragancia de manzana y unos senos redondos como dos naranjas pintonas…Página 68


De Temperatura (1944). Disfruta de las contradicciones quiere y no quiere que pasen las cosas extravagantes: Peor no. Mejor sería que no se muriera nadie en Villaclara. Y no le toco vivir esa ingrata tragedia del terremoto en el Quindío de 1999. Menos mal. Un acontecer genial en H.J.A. y otros escritores de su época es la forma como imaginariamente se encontraban en países y como revivían personajes desconocidos ya fallecidos en siglo anterior…convencido de haberse encontrado con Fedor Dostoievski (1821 – 1881). Página 111. Cuento: Dostoievski está en la ciudad.


De paralelos de angustia (1953). Me llama la atención como ciertos escritores dedican capítulos a algunos de sus conocidos y amigos me lo encuentro con el Historiador Lizardo Carvajal R. de Cali autor de varios libros como el del 2008 “Vamos a clases o la recuperación del concepto del maestro” y también en H.J.A. al consagrar a sus parientes Jaramillo, a Jesús Arango Cano (1915 – 2015) y al doctor Carlos Restrepo Piedrahita (Manizales 1916 – 2017) de los constitucionalistas prestigiosos del país y fundador del Instituto de estudios constitucionales, padre del derecho constitucional y lo tengo en la cuenta como Diplomático de Colombia en Alemania.


La realidad objetiva y tradicional sicológica era uno encontrarse con Jesús Arango, Héctor Rojas (a los 88 años fallece un 18 mayo de 2016. Sus cenizas reposan en la vereda Potosí y en 4 - LOTE MATIA de Calarcá) y Humberto en tertulia eran interminables horas de conversación con citas de libros y experiencias en su distracción literaria. Cafeterías frecuentes Antojos, Momo, las Boinas Rojas en Calarcá o Jugolandia en Armenia y donde en ocasiones resultaban editoriales para La Patria de Manizales o periódicos cercanos. Y claro Juan Ramón Segovia, una especie de simbad de tierra firme que sueña, siempre con el mar. Pag.119 en su cuento “Bajo las ramas del tiempo”. El cuento “Aldea” es apreciar como al observar la naturaleza y contemplarla lleva a su quimera…Cantó, por entre las brumas de la mañana, el primer gallo. Era el alba. Mirándolo escucho. Sonoro sus clarines gratos oír cantar al amanecer los gallos. Los gallos cantan uno tras otro. Es como si se contestaran un saludo o como si se transmitieran extraños mensajes de amistad… Página 135. Se da como cierta premonición en el cuento “La tragedia callada” en cuanto a lo que vivimos recientemente con la pandemia del COVID-19 donde muchísimas personas y sus familias somos aislados o silenciados con esta terrible odisea. Página 137. “Eva” cuento que me hace revivir los primeros años en mi docencia (1978) por querer llevar disciplina y que se cumpla: la campana impuso silencio y quietud en sus sitios. Página. 143, Y las injusticas que se cometían.


De camino adelante (1959). Uno de los posibles orígenes del título de este libro “Cuentos del alma emponzoñada” lo hallo en el cuento “Lepra” …Lázaro González era, en verdad, una sola ulcera. Una ulcera grande por dentro y por fuera. Y tenía, además, el alma emponzoñada. Una sola ponzoña…página 153.


De regreso del viento (1972) Como pinta el paisaje crepuscular al mejor estilo de un soñador: Sobre el mar, sobre la selva cercana, sobre el mundo entero y sobre Demetrio y su canoa, cayó, fresca y quieta, sin viento y sin briznas la noche. Página 188. Así se palpa en el cuento “Día sin viento”. Y su pleno reconocimiento lo podemos encontrar en el poema “Ultima noche de locura” … Desde entonces, y de esto van corridos algunos años, yo uso este vestido negro. Uso esta corbata de lazo. Uso este sombrero de anchas alas. Uso esta larga melena. Uso este bastón y esta hermosa violeta morada en el ojal de la solapa. Por eso también desde aquella noche, las gentes se obstinan en llamarme poeta. Quizás tengan razón No conservo su imagen ni con sombrero ni la larga melena; Si, lo que mi padre decía: ahí viene el mono poeta.


Lo cierto mi convalecencia la he logrado llevar asumiendo en medio del dolor el reto de leerlos con alegría y anexo el libro PURO CUENTO como lo construye el reciente escritor Rubén Darío Duque Estrada para formación y con pedagogía. Considero cualquiera podría disfrutar y “plagiar” este similar ejercicio de descanso mental.








*Responsable Comisión Técnica e investigación de la U.I.S. (Unión Internacional de Sindicatos) de P y J (Pensionistas y Jubilados) de la F.S.M. (Federacion Sindical Mundial). Calarcá, julio 6 de 2022.










16 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Tesis