top of page

Pegaron en el corazón de Petro



Escribe: WILMAR JARAMILLO VELÁSQUEZ


La extrema derecha logró golpear duro en el corazón del Presidente y en sus propuestas de cambio; las reformas que plantea tocaron el fondo de sus miserias financieras.


Carta abierta a Gustavo Petro Urrego:

No recuerdo bien si hace 35 o 40 años, que conocí a Gustavo Petro, no soy su amigo cercano como presumen tantos, que apenas lo han visto por la televisión, desde siempre he seguido de cerca su impecable carrera política, sus luchas sociales desde el Congreso y las plazas públicas, su fuerte; su empecinada obstinación por llegar a la Casa de Nariño.


No creo que esta nota le llegue a Petro, algunos amigos me dicen que la harán llegar, tampoco creo que la leerá, tiene múltiples ocupaciones como para detenerse en nimiedades, pero hoy uno se desahoga escribiendo en redes y portales. Al menos se puede expresar.


Petro nunca ha sido hombre ambicioso por el dinero, es un tema secundario para él y lo aseguran sus más cercanos colaboradores que incluso lo han puesto a prueba, la extrema derecha siempre juró que jamás sería presidente de los colombianos, luego de elegido democráticamente, esta misma extrema derecha, traqueta, asesina y despojadora, siguió jurando públicamente que no le permitiría gobernar y luchan a diario por sacarlo del poder, haciendo uso de todas las formas de lucha.


Entre las formas que viene utilizando, fue encontrar con toda disponibilidad y apoyo a la familia empresarial Gilinski, la cual utiliza con toda saña y sevicia a la Revista Semana y de por medio a la señora del Clan Génecco, Vicky Dávila como instrumento o punta de lanza. Desde la llegada de Petro al gobierno la extrema derecha huérfana del poder, de muchos privilegios de los que se ha lucrado con los dineros públicos, inició una encarnizada oposición en contra de las reformas que buscan llevar salud con equidad a los colombianos, entregar tierra a los campesinos, llevar educación gratuita hasta los lugares más apartados del territorio, además de un ambicioso plan de paz, que poco a poco ha ido calando, pese a las murallas que debe traspasar.


Pero mientras las emboscadas de desprestigio, como: volvernos como Venezuela, importar médicos cubanos, expropiar a los ricos, se van desvaneciendo ante la realidad del nuevo gobierno, otras tretas se urdían desde lo más profundo y bajo, para lograr su funesto objetivo de derrumbar, de bloquear su mandato al que le han puesto el palo en la rueda desde el primer día de su posesión.


Primero adobaron e hicieron público un burdo montaje contra uno de sus funcionarios más cercanos, Mauricio Lizcano, (No es santo de mi devoción) a quien odian por haber traicionado su clase corrupta, utilizaron uno de los medios más leídos en Europa, El País de España, para acusarlo de violador, borracho y acosador. Montaje que justamente por lo burdo se cayó sin arrancar y no logró el objetivo de desprestigiar al gobierno. Pero seguían buscando fórmulas y medios para ahondar en su nefasto propósito, hasta que encontraron el instrumento perfecto, una mujer que todo indica el Clan Char de Barranquilla había logrado infiltrar en su familia, al menos eso se desprende de lo contado hasta ahora por ella misma, tres años debajo de las sábanas guardando mensajes privados de chat, años debajo de la intimidad recopilando pruebas a la espera del día de negociarlas y hacer el mayor daño posible, no al hijo calenturiento, despistado y oportunista, sino a su suegro, al Jefe de Estado, que era el propósito, a quien logró asestar el golpe más certero en su casi medio siglo de luchas populares, le dieron en el corazón, su familia, su proyecto político, un verdadero triunfo transitorio para esta extrema derecha, sedienta de dinero, sangre y poder.


Leyendo las declaraciones de la ex nuera del Presidente Petro, un siempre tinterillo sabe que, de acusar, a probar en los estrados judiciales hay trecho muy grande que, la mayoría del escándalo quedará en los titulares de prensa, que ella, entusada, humillada sentimentalmente por el casanova Nicolás, quedará sumida en una terrible soledad y desamparo, repudiada por los mismos que hoy la están utilizando, de pronto si, con una buena paga sucia en sus bolsillos, que solamente le servirán de ruina moral, si es que alguna vez tuvo moral.


Mientras que la extrema derecha celebra alborozada su triunfo transitorio, la prensa a su servicio está de fiesta, la “Viuda Negra” se niega al diálogo con otros medios de comunicación y como dijo Daniel Coronel,” Que no se convierta en artista exclusiva de Semana”, Ojalá los colombianos entendieran la profundidad de esta frase.


Petro ha tocado las entrañas de este país mafioso, está luchando por grandes reformas que darán un poco de equidad y justicia a los pobres, estas reformas como de la salud que abre las agallas de los comerciantes de la vida, donde no podía faltar Germán Vargas Lleras, siempre defendiendo los intereses de su familia y donde hay más 60 billones de pesos en juego, despertaron la controversia más grande, no por asegurar la salud de los colombianos, sino para ver quién se queda con la mejor tajada del presupuesto.


Entonces, lo que no lograron en las urnas, lo intentan con la combinación de todas las formas de lucha, incluso, no se descarta utilizar a las altas cortes para frenar las reformas, como ya lo vaticinan respetables opinadores del país.


Lo ocurrido con la decisión del Consejo de Estado de bloquear al mandatario en su propuesta de intervenir las tarifas de los servicios públicos, es una mala señal, un jurista de la talla de José Gregorio Hernández había conceptuado que era plenamente constitucional esta intervención. Yo le creo a José Gregorio Hernández.


Valoro al Presidente cuando pide que se investigue a su familia, y no sale de protector a tapar, que bueno y sano para nuestra democracia que cuando en otro gobierno unos muchachitos casi adolescentes resultaron multimillonarios “vendiendo manillas” las autoridades que hoy se apresuran a investigar el caso Petro con tanta diligencia, hubiesen movido un dedo, pero nadie se atrevió a investigar el tema de las zonas francas por ejemplo, ahí si no hubo ningún organismo del Estado capaz de investigar y sancionar con rigor.


Petro es un hombre que nunca se da por vencido, la extrema derecha seguirá buscando prepagos, esculcando debajo de las sábanas y comprando hampones de todas los pelambres para enlodarlo y bloquear sus reformas. Yo le sigo creyendo y defendiendo su programa de gobierno, sé que es un hombre honrado, decente y eso la estorba a la turba que hoy lo persigue. Tampoco soy el abogado de Nicolás, ya es grandecito y debe responder por sus actos.


Fuente: EL PREGONERO DEL DARIÉN

11 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page