top of page

¿Pereira está preparada estructuralmente para un gran temblor?



Escribe: CARLOS ALFREDO CROSTHWAITE FERRO*


El último día de la nefasta y desastrosa administración de Carlos Maya se informó la culminación de un nuevo “bloque con 7 aulas de clase, 2 baterías sanitarias para niños y niñas y una batería sanitaria para los estudiantes con movilidad reducida” en el Instituto Kennedy. Las obras ejecutadas tuvieron un costo de $1.167 millones de pesos.


Al alcalde Maya y su Secretario de Infraestructura Milton Hurtado les faltó informar de manera veraz y oportuna, que de acuerdo a los resultados y conclusiones arrojados por el estudio de vulnerabilidad y reforzamiento estructural para varias instituciones educativas entregado en el 2018 por la firma Técnicas Colombianas de Ingeniería S.A.S., reportadas por la DIGER por lo grave de un riesgo de derrumbe, en ese entonces, tomaron la decisión de ordenar la evacuación parcial y total de estas instituciones.


En el Instituto Kennedy se demolió en el 2018 un sector de aulas en servicio, que mostraba graves daños y deficiencias estructurales, lo que provocó que, durante todos estos años, estudiantes y docentes, estudiaran y laboraran en penosas condiciones. Pero lo más grave es que el análisis para ALTERNATIVAS DE INTERVENCIÓN, recomendó la “demolición, diseño y construcción de un nuevo colegio, bajo parámetros de la norma NSR-10”. O sea, cumpliendo la Ley 400 de 1997. Se demoraron 5 años para hacer estas obras parciales y sigue un gran sector del colegio en grave riesgo.


La consultoría entregó además los estudios de las Instituciones Educativas Alfredo García, Augusto Zuluaga, Carlota Sánchez, Gabriel Trujillo, Gimnasio Risaralda, Jesús María Ormaza, Luis Carlos González, Pablo Emilio Cardona, Rafael Uribe, y Hernando Vélez Marulanda. Todos los resultados son de igual magnitud y gravedad, lo que obligó a la administración en el 2018 y 2019 a evacuar la mayoría de estas edificaciones. Faltan por estudiar el estado del resto de establecimientos educativos urbanos y rurales, y ejecutar su reforzamiento. Son 173 planteles en el municipio. En la alcaldía de nuestra ciudad, nadie habla de este tema, ni siquiera ahora con ocasión del sismo presentado el 1 de enero en el Japón, con magnitud de 7.5, que dejó más de 100 víctimas, más de 200 heridos y cuantiosos daños materiales.


Parece que los gobernantes de los últimos 25 años no recuerdan los desastres de los sismos de 1979, 1995 y 1999, entre otros y ni temen que “algo similar pueda de nuevo ocurrir”, en un territorio como el nuestro, que es de alto riesgo, sin lugar a dudas. Se incumple de manera criminal las normas y mandatos de la Ley 400 que adoptó normas sobre construcciones sismoresistentes. En su artículo 54 sobre Actualización de las edificaciones indispensables, entre ellas planteles educativos y jardines infantiles, ubicadas en zonas de amenaza sísmica alta e intermedia, se les debía evaluar su vulnerabilidad sísmica, e intervenirlas o reforzarlas para llevarlas a un nivel de seguridad sísmica como si fuera una edificación nueva, diseñada y construida de acuerdo con los requisitos de esta ley y sus reglamentos, en un tiempo que ya se cumplió.


Mientras los planteles educativos son un riesgo para miles de estudiantes y profesores, la administración de Carlos Maya destinó para obras públicas decenas de miles de millones de pesos, obtenidos por el aumento del impuesto predial y de créditos bancarios, que hoy son un rotundo fracaso. Entre ellas la famosa vía Los Colibríes, El Bosque- Pinares, Álamos- Pinares, que debieron cobrarse por valorización o plusvalía. O la rotonda de Corales, monumento a la mediocridad de la ingeniería y la administración de Maya. Los miles de millones de pesos invertidos en estudios, la mayoría guardados o modificados en obra, y otros miles en adjudicaciones a dedo, mediante la declaratoria de urgencia manifiesta. Se requiere una pronta intervención de la justicia. Estas bellaquerías de la administración de un alcalde como lo fue la del señor Maya, no pueden quedar en la impunidad y el olvido. Que no nos sigan engañando por favor.


Dios quiera.


Pidámosle que no tiemble.









*Ingeniero. Líder político y cívico. Ex concejal de Pereira por el Polo Democrático Alternativo y actual aspirante independiente al cabildo de la capital de Risaralda.

4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page