Poncharello Films o la emulación cinematográfica de la vida misma

Desandar por los caminos de la comunicación, conlleva muchas veces a lugares inciertos, casi insospechados, sin saber las sorpresas que pueden aguardar detrás del cotidiano trajín.


Una de esas joyas, inmersa al interior de bosques colombianos sin nada para envidiarle a los del centro de Europa, tan bien descriptos por los hermanos Grimm, es la increible productora llamada a descifrar cuanto susurran los sueños al oido.


Por supuesto, ni su tamaño e influencia en el cine son de la magnitud de Warner Brothers, Universal, Metro Goldwyn Mayer. Pero siendo infinitamente más pequeña, sin embargo es capaz de capturar las miserias y grandezas de la vida como pocas veces suele hacerse.


La nota de color es que lleva el nombre de aquel simpático policía de la serie de los años ochentas, "Chips", interpretado por el actor latino, Erik Estrada. A su vez, uno de sus grandes aciertos, es tener en calidad de responsable; mejor dicho, de piloto de tormentas, a un verdadero maestro en la materia de knockear fílmicamente como lo es sin duda alguna José Eugenio Montoya, dicho sea de paso, sobrino nieto o algo así, del genial poeta calarqueño Baudilio Montoya.


Aunque por la calidad de sus producciones, verdadera réplica de los múltiples aspectos existenciales, Montoya sea convocado por canales como Caracol o RCN, lo suyo pasa por otro lado, del mismo modo que a decir del tango, ser como el jilguero "que aun estando en jaula de oro, en su canto llora siempre el antojo de volar".


Junto a su filantrópica compañera, Viviana Morales Ángel, prefiere enfocar la vida con un sentido crítico, menos comercial, picando y saliendo con el poder de la lente, generar flashes, movimientos rápidos, salpicados de lentitud, capaces del curioso sortilegio de pontificar apenas un mísero instante. El secreto de darlo todo a cambio de la búsqueda estrepitosa, taciturna, de atardeceres gloriosos, de sentencias cuasi mordaces sobre cuerpos que no lo son tanto.


A tal efecto, Diario EL POLITICÓN DE RISARALDA tuvo el increible privilegio de entrevistar a José Eugenio Montoya, redescubriendo que detrás de la simpleza, de la humildad, de lo amable, también puede ocultarse la precisión cirujana de decir mirando.



Entrevista y escribe: CARLOS ALBERTO RICCHETTI*










*Periodista, escritor, poeta y cantautor. Director general de Diario EL POLITICÓN DE RISARALDA y de su suplemento, ARCÓN CULTURAL. Integrante de ¡UYAYAY! COLECTIVO POÉTICO, además del CÍRCULO DE POETAS IGNOTOS.

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo