top of page

¿Por qué Uribe, Cabal y Polo Polo, menosprecian a líderes sociales?





En el último año, la plataforma VERIFICO, del portal Verdad Abierta, ha documentado y analizado decenas de mensajes de estigmatización contra defensores de derechos humanos en Colombia, destacando especialmente los emitidos por figuras políticas como la senadora María Fernanda Cabal y el expresidente Álvaro Uribe Vélez, quienes, según el estudio,no solo desinforman, sino que también deslegitiman las luchas sociales y ponen en peligro a sus protagonistas.


Precisamente, María Fernanda Cabal, senadora del partido Centro Democrático, se ha destacado como una de las figuras políticas más activas en la emisión de mensajes estigmatizantes. A través de su cuenta en la red social X (anteriormente conocida como Twitter), Cabal ha difundido múltiples mensajes dirigidos principalmente en contra comunidades indígenas.


Uno de los casos más notables que destaca la investigación es su afirmación de que “Hoy marchan los indígenas que son dueños de 33 millones de hectáreas”. Si bien la cifra es cierta, omite el contexto crucial de que gran parte de estas tierras están en zonas de protección ambiental o no son aptas para la agricultura. Al presentar cifras descontextualizadas, Cabal busca deslegitimar las reivindicaciones de estas comunidades, pintándolas como beneficiarias injustas de vastos recursos territoriales, según el estudio.


El expresidente Álvaro Uribe Vélez, también del Centro Democrático, ha sido otra figura prominente en la estigmatización de líderes sociales y defensores de derechos humanos. Uribe ha utilizado su influencia para dirigir ataques particularmente incisivos contra organizaciones y personas que cuestionan su legado y su gestión en temas de derechos humanos.


Uno de los ataques ha sido contra el Colectivo de Abogados José Alvear Retrepo y el académico Rodrigo Uprimny, tras sugerir la responsabilidad del expresidente en las ejecuciones extrajudiciales ocurridas durante su mandato. Al hacer estas acusaciones, Uribe no solo intenta desacreditar a estos defensores, sino que también crea un ambiente de hostilidad que puede incitar a la violencia contra ellos.


Además, Uribe también ha estigmatizado a la Guardia Indígena de Mistrató, Risaralda, usando la ironía para cuestionar su legitimidad y asociándolos implícitamente con actividades ilegales. Tal como lo señala la investigación, este tipo de retórica no solo desinforma, sino que socava la confianza en estos grupos comunitarios que desempeñan roles cruciales en la protección de sus territorios y culturas.


En el caso de Miguel Polo Polo, representante a la Cámara, el análisis revela que los mensajes de estigmatización y desinformación aumentan cuando se realizan jornadas de protesta o movilización social, en esos contextos el congresista ha confundido a la Guardia Campesina con la Guardia Indígena y ha estigmatizado sus movilizaciones.


El impacto de los mensajes de estigmatización emitidos por estos personajes políticos es significativo, ya que ambos tienen una considerable influencia en la opinión pública. Sus declaraciones han sido amplificadas por medios de comunicación y redes sociales, contribuyendo a un clima de hostilidad y desconfianza hacia los defensores de derechos humanos.


VERIFICO ha clasificado estos mensajes en varias categorías, incluyendo descontextualización, difamación, y ataque político. Este análisis ha revelado que la desinformación y la estigmatización no solo provienen de la derecha política, sino también de sectores progresistas, aunque en menor medida. Además, periodistas como Vicky Dávila, Luis Carlos Vélez y Gustavo Gómez, así como la revista Semana, han sido señalados por difundir mensajes que reflejan desconocimiento y racismo hacia comunidades indígenas. Casos documentados muestran la desestimación de sentencias judiciales y la asociación de movimientos sociales con grupos armados ilegales sin fundamento.



Fuente: CUARTO DE HORA

222 visualizaciones0 comentarios

Opmerkingen


bottom of page