top of page

PTC convoca al Pacto Histórico a sumar esfuerzos


Escribe: JAMES LLANOS GÓMEZ*


Mirando el panorama antes de la contienda electoral, se diagnosticaba –para entonces- procesos en las regiones con buenos resultados, para el proyecto que hoy gobierna la nación, su Plan de Desarrollo Nacional, sus reformas, los respaldos, las alianzas, todas aquellas cosas que llevaran a hacer realidad el CAMBIO, planteado por quien aspiraba a la presidencia, y, luego de lograr este propósito y llegar a la meta, la historia cambió sustancialmente, en la sumatoria de dos centurias de crueldad.


Luego de ese triunfo disertamos en conversatorios, tertulias y reuniones donde se vaticinaba apuestas para las regiones que llevaran a los distintos territorios un mensaje progresivo, de lo logrado en la presidencia. Dicho sueño quedaba como tarea, un cuaderno en blanco, liderazgos en la región, en algunos escenarios importantes para fortalecer el proyecto inicial de la nueva era, empero, se dieron más desaciertos que acierto. Es sano reconocer que fue desafortunado a pesar de encuentros, de tantos debates que nunca concluyeron y nos llevaron a un ensordecedor fracaso; la oposición realizó tareas efectivas, fuimos víctimas de la desorganización, del ego y orgullos de tercera, y de otros tantos que por el contrario se hcicieron mártires políticos, inclusive, de la poca pertenencia colectiva, el insuficiente empoderamiento de partidos políticos, de sectores sociales, diferentes  organizaciones y otros que reflejaran una cultura organizativa seria.


Debemos reconocer el individualismo que predominó, el deseo de beneficiarse de la coyuntura, pero como no todo está perdido, sabemos que son 213 años de colonialismo, administrado por unos pocos, no podemos estacionarnos en esa cultura, esta es una política que no permite avanzar. Solo la dialéctica es la salvación, es  posible hoy –luego de los resultados- recomponer el barco para ponerlo a proa, el escenario es otro, hemos sido científicos sociales históricamente, estamos convocados a retomar y llevar adelante un proyecto de organización colectiva, en todos los rincones de nuestro departamento y su capital, esos lugares donde la esperanza aún está en la piel de cada ciudadano; los territorios hoy reclaman la presencia de los mandatarios, de la verdadera política, que ha estado lejana de ellos por mucho tiempo. Hoy la tarea que le compete a los nuevos dignatarios que escucharon bien, es hacer uso con sus lenguajes, de sus planes, propuestas y proyectos de campaña, como carta de navegación, para el mejoramiento de la calidad de vida de los habitantes.


Estas apuestas deben tener oídos y nosotros como dirigentes estamos convocados a dirimir debates eternos y construir la región, entrelazando las manos con quienes detentan el poder. Tenemos la obligación y el deber histórico que transita por nuestro ADN, procurar que el territorio tenga bienestar, los ciudadanos merecen retomar el proyecto de organizar bajo la consigna de unidad, su futuro lleno de sueños y metas, este postulado sigue siendo nuestra bandera.


Es urgente que unamos esfuerzos, ha sido también de nuestra cultura política construir con el contradictor, que no es el enemigo.


El Plan Nacional de Desarrollo (PND) que nos propone el Gobierno Nacional, de la mano con quienes en las regiones triunfaron este en contexto, convocamos a la unidad establecido por los estamentos en conversación, un orden colectivo y colaborativo, nos queda muchos por realizar, salir a agitar ese PND y requerir de buena manera, a quienes hoy están electos en el poder territorial, que estamos listos para asistir por el camino correcto a la reconciliación y la PAZ, queremos seguir adelante, tratando de que juntos con nuestras buenas pretensiones y propósitos, se cumplan las necesidades que duermen en las comunas y corregimientos, en cada casa, colegio, en cada recodo urbano y rural, asimismo en los municipios de este departamento verde. Superadas estas necesidades estamos dispuestos, con tranquilidad para que nuestro proyecto político de región se haga realidad. Suena muy retórico, preguntamos entonces ¿hay otra opción?


El Pacto Histórico llama a sumar esfuerzos, archivemos lo ocurrido en las pasadas elecciones, hagamos una crítica y autocritica, actitud de personas que piensan las ciudades en el marco jurídico y político, cerremos filas en el gran frente amplio y democrático que se encapricha por sacar adelante la política social, económica y cultural, en comunión de los actuales dirigentes territoriales que ganaron las pasadas elecciones, que prevalezca el desarrollo articulado con los gobernantes, con el señor Mauricio Salazar, alcalde electo en Pereira y el señor Juan Diego Patiño, electo gobernador de Risaralda. Lo anterior tiene solo un objetivo, el mejoramiento –con aptitud de vida- que existen gracias a las economías circulantes, el ambiente, la educación, la salud, el trabajo, la vivienda entre otras… Recuperar la cultura ciudadana, el civismo, la seguridad y elevemos el espíritu muerto de los pereiranos, es lo ideal.


Es de anotar que se lograron cosas significativas pero muchas promesas no se cumplieron, pero hoy no tenemos nada qué decir, solo dar la razón a los nuevos dirigentes, gracias a los votos de los electores, que creyeron en sus propuestas.  


Debemos hacer cumplir estos preceptos y ayudar unidos en las propuestas que coincidan con los consensos políticos y populares, que existan diferencias para llegar a acuerdos, para sacar adelante juntos está región prospera y pujante.












*Pintor, artista plástico y uno de los artistas más relevantes a nivel nacional. Curador de la Sala "Carlos Drews Castro".

8 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page