"Qué pena, pero los Congresistas pueden comprar su almuerzo": Racero

El presidente de la Cámara, David Racero, explicó que fueron "unos" los representantes que le pidieron que la corporación les pague los almuerzos.


"Como dije en medios, son unos congresistas los que insistien q la Cámara debe darles el almuerzo. Ellos son los conchudos. Pero me place decir q mayoría tiene conciencia plena q aunque tengamos sesiones largas e intensas, asumen por su cuenta la alimentación y están hasta el final", manifestó en su cuenta de Twitter.


La controversia se presentó luego de que Racero, elegido por el Pacto Histórico, manifestara que la Cámara no tiene por qué pagar los almuerzos de los representantes y que no destinará recursos para ello.

"Qué pena, pero los Congresistas pueden comprar su almuerzo. Por más que me insistan, no destinaré recursos de la Cámara para el almuerzo de 187 Representantes. Es verdad que estamos teniendo sesiones largas de trabajo. Pero para eso nos pagan. Dejemos la sinverguencería", expresó el Presidente de la Cámara el pasado miércoles.

Tras esto, los voceros de los partidos políticos en la Cámara aseguraron que este beneficio no existe en la corporación e incluso uno, Julio César Triana, de Cambio Radical, le pidió a Racero que divulgara cuáles eran los representantes que estaban pidiendo que se les pague el almuerzo. "No es bueno generalizar", dijo.

Ante el reclamo de varios representantes, Racero aclaró que fueron "unos" los representantes que le pidieron que la Cámara comenzara a pagar ese beneficio e insistió en que no lo hará.

"Los almuerzos de los representantes en una semana de sesiones ordinarias le costaría alrededor de 15 millones de pesos a los colombianos, algo que ellos no deben pagar. Yo como presidente no estoy dispuesto a asumir ese gasto", aseguró.


Usualmente cuando se pagan los almuerzos a los congresistas es poque lo hace un gobierno de turno o un sector interesado en algún proyecto de ley o de reforma constitucional y les da este beneficio a los legisladores para que no se ausenten.


Sin embargo, no se conocen casos en tiempos recientes en los cuales la Cámara de Representantes haya pagado por el almuerzo de los congresistas.

'Nunca había aguantado tanta hambre'


La polémica se produjo horas después de que Jhon Fredy Núñez, representante de las víctimas en una de las curules de paz, haya declarado en la 'W Radio' que tenía altos costos al establecerse en Bogotá para ejercer su labor.


“Llegamos a la capital y nos toca tener gastos como pagar arriendos y combustible (…) en regiones tenemos que andar con escoltas, dos o tres carros más asesores. Es un desgaste para poder cumplirle a la gente”, señaló.


Sin embargo, uno de los puntos que causó cuestionamientos por los mismos periodistas de la emisora fue el tema de la comida. El congresista aseguró que las jornadas son extensas que hasta ha dejado de comer.


"Yo nunca en mi vida había aguantado tanta hambre como había aguantado aquí en el Congreso. Cuando nos citan a plenarias a las 9:00 de la mañana y salimos a las 8:00 de la noche, no podemos movernos", expresó.


Jhon Fredy Núñez es representante a la Cámara por la curul de paz en Caquetá. Foto:Instagram

Declaraciones similares -sobre supuestos privilegios en el Congreso- hizo Berenice Bedoya, senadora por el partido ASI (Alianza Social Independiente), quien cree que reducir su salario la afectaría de manera notable.


"He hecho cuentas sobre lo que vale hacer el mantenimiento de un carro, de las camionetas, el sostenimiento de los escoltas cuando sale con uno porque toca pagarles el hotel, los viáticos y la comida”, comentó en 'Caracol Radio'.


"La corrupción de este país no está en los salarios de los senadores", concluyó. Eso sí, Bedoya firmó el proyecto de reforma constitucional que presentaron varios congresistas para bajar los sueldos. De manera que la discusión seguirá en el Capitolio.

Fuente: DIARIO EL TIEMPO

4 visualizaciones0 comentarios