top of page

Reforma Tributaria y Uribismo


Escribe: JORGE ISAAC LÓPEZ LÓPEZ*


El actual gobierno del Presidente Gustavo Petro y la Vicepresidente Francia Márquez, después de una muy extensa y complicada campaña, se comprometió, entre otras varias cuestiones, a reducir un poco la inmensa brecha social generada durante 203 años de vida republicana y profundizada de manera desconsiderada por los gobiernos uribistas de los últimos 20 años. En medio de ese comportamiento mezquino y regresivo de los últimos tiempos en Colombia los grandes medios de comunicación han jugado un papel preponderante; escondiendo las grandes necesidades del pueblo y maquillando las desigualdades.


El gobierno Duque-Uribe, que acaba de culminar su mandato, entrega el país con un déficit fiscal cercano a los 83 billones de pesos, una inflación creciente de 10,27% a julio de 2022, una devaluación del peso acumulada a diciembre de 2021 de 14,4%, una deuda externa de casi 157 mil millones de dólares, es decir, con un incremento del 11,6% y equivalente al 51,8% del PIB... Con estas variables tan funestas y con una innegable corrupción (Ya varios analistas la tasan cercana a los 100 billones de pesos anuales) y una evasión y elusión de impuestos que se acerca a los 68 billones de pesos, también anuales (Fedesarrollo, 2021), la necesidad está más que justificada.


Todo lo anterior, que no es poco, genera la necesidad, casi al nivel de un imperativo categórico, de una Reforma Tributaria que equilibre en algo las enormes cargas del Estado y que contribuya, así sea muy poco, a disminuir la inmensa brecha entre ricos y pobres en Colombia.


Hace unas semanas, dos importantes investigadores de la prestigiosa universidad inglesa London School of Economics (Pearce-Velasco, 2022), revelaron un estudio de más de 30 años en el país, que concluye, de manera contundente, que la riqueza del país se encuentra distribuida en un pequeño grupo de 1281 personas (Que representan el 0,02% de la población) pertenecientes a 68 grandes familias. Esas familias poseen el poder económico, pero también el poder político. Influyen en las grandes decisiones y son, de alguna manera, los responsables que en nuestro país haya 7,5 millones de personas en condiciones de pobreza extrema y casi 22,7 millones de personas en condición de pobreza; ¡sumados son casi el 60,4% de los colombianos y colombianas!


La Reforma Tributaria de Petro, Francia, el Ministro José Antonio Ocampo, el Pacto Histórico y una enorme cantidad de ciudadanos libres, no es más que un pequeño esfuerzo por empezar a cumplirle al atribulado y desposeído pueblo colombiano.


¿Quiénes la asumen?


Las capas altas de la sociedad que están en condiciones reales de aportar a la disminución de la brecha económica existente. Alrededor de 1,1 millones de ciudadanos con ingresos superiores a los 10 millones de pesos mensuales, y unos cuantos miles con patrimonios superiores a los 5 mil y 10 mil millones de pesos. El resto, casi 48,5 millones de ciudadanos, recibe ingresos inferiores a dicha cifra; para ejemplificar, en el rango de cero a 300 mil pesos colombianos hay más de 21,3 millones de personas.


Con unas cifras tan claras, “…las periferias siguen ahondando las crisis” (Wallerstein, 2017). Al decir de Piketty: “Las luchas sociales no son una moda, sino una poderosa necesidad; pues la persistencia por un sistema menos desigual es ineludible” (Una breve historia de la igualdad, 2021).


Hace pocos días, lunes 26 de septiembre de 2022, el uribismo, la oposición política actual y algunos medios de comunicación al servicio de los mismos (Semana, El Tiempo, RCN, entre otros) sobredimensionaron los resultados de una muy disminuida movilización ciudadana cuestionando al actual gobierno. Sus consignas, confusas y poco creíbles, pretendían engañar al ciudadano común contándole que la reforma la pagarían los pobres. Pero esos pobres, que han engañado por siglos, han ido despertando y se han ido informando mejor; los nuevos liderazgos, las redes sociales y los medios alternativos de información y comunicación, han sido de importante ayuda.


Hoy, 6 de octubre de 2022, el proyecto de reforma, está siendo debatido en el congreso. El uribismo parlamentario, contrario al querer popular, insiste en extender el análisis de la misma, mientras encuentra, quizás, una manera de impedir que la democracia se exprese y que las mayorías parlamentarias la aprueben.


Su principal ponente, la Senadora Clara Eugenia López Obregón (Pacto Histórico), conocedora de la economía nacional y de las enormes dificultades de la clase trabajadora (Exministra del Trabajo) coincide con su compañera de equipo, la Ministra actual del Trabajo, Gloria Inés Ramírez Ríos, en que esta reforma es, apenas, un pequeño paso al frente en el largo recorrido por el camino de la equidad, la justicia social y la Paz Total. La Reforma Tributaria es el inicio de una verdadera reivindicación histórica.






*Dirigente político y sindical. Docente en el área de Tecnología e Informática y colaborador en la áreas de Ciencias Sociales, Ciencias Políticas y Económicas, Filosofía, Ética y Lenguaje. Presidente del Comité "Orlando Fals Borda".


10 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

Yorumlar


bottom of page