top of page

Risaralda también marcha a exigir fin de toma de la Fiscalía y nuevo fiscal



Escribe: CARLOS ALBERTO RICCHETTI*


En contraposición a las más elementales normas democráticas de acuerdo, a lo establecido por la Constitución Nacional o las leyes vigentes en Colombia, frente a las imposiciones del establecimiento, que buscaría dar inicio a un "golpe blando" contra el gobierno del Presidente Gustavo Petro, el oficialismo y FECODE convocaron marchar en todo el país.


La misma tendrá lugar en el día de mañana, 8 de febrero desde las 8 de la mañana, para exigir lo que podría bien describirse como el empoderamiento de las entidades del Estado -en este caso, la Fiscalía- por parte de la oposición de extrema derecha, la cual estaría provocando un golpe institucional en retaliación a los cambios y ante el temor de la salida a la luz pública de hechos de corrupción, poniendo aún más en tela de juicio a notorios personales de la política tradicional.


Resistencia deliberada


Reconocido por los propios bloques del uribismo, agrupados en el partido Centro Democrático, Cambio Radical y demás aliados contra las reformas, estos grupos se dedican en el Senado o la Cámara a sabotear la aprobación de los distintos paquetes sin debatir, sino ausentándose directamente para impedir que haya el quorum necesario.


Ahora, frente la impotencia generada por los avances de las leyes del "gobierno del cambio", situación que implica un ataque directo a los intereses de la clase dirigente o del resto de los sectores asociados al continuismo, ante la alta posibilidad de no poder utilizar las entidades en calidad de fortines políticos y de obstaculización de la justicia, pretenden tomárselos de forma unilateral, con la aparente complicidad de la Corte Suprema de Justicia.


Burla a la ley


Así mismo, si se tiene en cuenta que los principales cuadros opositores se manifiestan abiertamente ya no con improperios a la figura presidencial, sino llamando abiertamente a dar un golpe de Estado para recuperar el poder y retener sus privilegios, el hecho escapa al derecho de libre opinión típica de un país democrático e incurre en el delito de rebelión, que tanto se jactaron combatir durante los últimos veinte años de gobiernos uribistas.


Lo cierto es que Francisco Barbosa y Marta Mancera, quienes hace tiempo debieron dejar de ser fiscal y vicefiscal, respectivamente, además de rehusarse a abandonar sus cargos cuyo período ya finalizó, pretendiendo desconocer la terna presentada por la Presidencia de la República, buscan mantener la titularidad buscando apoyo en el exterior, como pareciera demostrarlo el viaje de dichos funcionarios a los Estados Unidos, habida cuenta de las declaraciones formuladas.


En realidad, lo que buscan Barbosa no es ya quedarse, sino forzar con artilugios ilegales ser sucedido por Mancera, a fin de mantener distintas causas archivadas, como las que pesan por paramilitarismo, narcotráfico o soborno de testigos del ex presidente Uribe, asegurando la continuación de la impunidad de sus "patrones" políticos si es posible, con el "visto bueno" de los presuntos "aliados del extranjero". Ello, sin descartar la posibilidad de abrirse un espacio propio los candidatos presidenciables del 2026 para que "nada cambie".


De la misma manera, haciendo uso de un sospechoso silencio, la omisión, la pasividad y la aparente neutralidad de la Corte Suprema de Justicia mientras continúa vigente una clara o abierta violación de la ley, no hace más que alentar las múltiples teorías de conspiración entre otras, de quienes aseguran se trata de un intento desesperado por evitar el conocimiento de graves hechos de corrupción.


Manifestación popular


Sin dejarse tentar por el uso ni mucho menos el abuso de sus atribuciones como primer mandatario de las colombianas y los colombianos, Gustavo Petro insiste en el poder de las convocatorias populares a un pueblo que desde su elección, parece haber readquirido una mayor conciencia de sus derechos.


A pesar de algunas voces en contra de su gestión, pregonadas dentro de distintos ámbitos e incluyendo a veces a los potenciales beneficiarios de muchas de las medidas de gobierno, el gran acierto del Presidente es seguir "jugándose" a suerte y verdad por la voluntad del pueblo.


Quizás la gente que acuda a cuanto promete ser una jornada histórica en defensa de la expresa voluntad de cambio expresada en las urnas, pueda demandar al menos desde el fuero intimo una mayor organización a las organizaciones políticos donde se agrupan, para tener capacidad de confrontar con éxito a los partidos financiados por las mafias del narcotráfico o la corrupción.


Sin lugar a dudas y aunque se da por descartado, Petro cuenta con lo principal: El apoyo de la inmensa mayoría de trabajadores, testigos de sus intentos incansables de abrirles el camino hacia una mayor calidad de vida. Así como no todo depende de un líder, de la capacidad de los cuadros, de las organizaciones de aprovechar este momento político único tanto contra la sedición actual, como la construcción de la Nueva Colombia por y para los colombianos, los verdaderos realizadores de la riqueza del país con el esfuerzo del trabajo.














*Periodista, escritor, poeta, actor y cantautor. Director general de Diario EL POLITICÓN DE RISARALDA y de su suplemento, ARCÓN CULTURAL. Intregrante del CIRCULO DE POETAS 

IGNOTOS.

200 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

Comments


bottom of page