Seguridad social, más peligrosa que la enfermedad, por ZAHUR KLEMATH


Escribe: ZAHUR KLEMATH ZAPATA

zkz@zahurk.com

No quiero enfermarme en Colombia, me dijo un amigo que estaba estacionado en Pereira. No me alcanzaría el dinero para pagar una atención en los hospitales y sé que no me revisarán lo suficiente como para encontrar las causas de mi enfermedad.

Ronny se tropezó el pie izquierdo y se le inflamó, cuando fue al hospital a que lo atendieran le hicieron una curación rápida y lo mandaron a casa, a los dos días regresó al hospital y varios días después perdió el dedo gordo y siguió empeorando. Pidió auxilio a un amigo y lo cambió de hospital pero le costó $40 millones de pesos para que le salvaran la pierna. Esta es una de las razones por las cuales se ve tanta gente sin brazos y sin pies.

La seguridad social empeora año tras año y la ley 100 es el puntal que acuña los males que sufre el país. Aquí no hay conciencia política que pueda salvar la salud de tanta atrocidad de quienes viven de los dineros que los colombianos pagan por su bienestar. Cada día está más empobrecido el sistema, y es como si existiera una cofradía de verdugos que están complacidos con lo que está pasando.

Quienes hacen campaña a la presidencia están más interesados en hacer alianzas con los enemigos que realmente salvar al país de todas las enfermedades que lo aquejan. Hay impuestos de todos los colores como un arco iris y quieren imponer más impuestos pensando que de esta manera van a saldar deudas impagables con el formato existente.

El dinero no florece en los árboles y la economía de un país no se maneja exprimiendo al ciudadano para mantener a los políticos y su círculo. Si no se vela por el bienestar de los ciudadanos terminamos como todos esos países arruinados por el mal manejo de la economía.

Los ciudadanos no reciben nada gratis, ellos ya han pagado por su bienestar cada vez que consumen algo, porque allí hay un impuesto que va a parar a las arcas del erario y que jamás regresan al contribuyente. Todo el dinero se queda en la maraña del manejo económico del establecimiento. Siempre se están quejando de que no hay presupuesto. La deuda externa nos tiene ilíquidos y todas las demás arandelas que se han creado para gastar dinero.

Si no se cuida la salud de los colombianos y su economía, estamos viviendo bajo el signo de desamparo, gracias a quienes administran la cosa pública y a los tiburones que rodean a los políticos.

3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo