top of page

Transportar drogas con al ganado en pie, no es un "invento" nuevo


Aunque parezca un cuento fabulado, Pablo Escobar ordenaba mezclar la boñiga de sus hipopótamos para evitar que los perros de los servicios de anti narcóticos detectaran mediante su olfato la presencia de cocaína entre cargamentos de exportación.


Ese método parece haber sido imitado por los responsables del cargamento de 4,5 toneladas de la sustancia descubiertas en España a bordo de un buque que llevaba ganado colombiano en pie.


La mezcla de estiércol y orina y gases expelidos de las reses, sumada al hedor de la descomposición de aquellas que llegaban muertas a los puertos de destino, parecía el camuflaje perfecto según los cálculos de los narcotraficantes.


La senadora Andrea Padilla, reconocida por su activismo en defensa de los derechos de los animales, advirtió sobre ese método desde 2020. Desde entonces ha librado una batalla para que las autoridades sanitarias, con el ICA a la cabeza, dispongan que mientras exista la exportación de ganado en pie –práctica que a su juicio debe acabarse- se permita la presencia a bordo de los barcos de zootecnistas y otros expertos independientes que inspeccionen las cargas.


La congresista insiste también en que, si los exportadores de ganado no tienen nada que ocultar, deberían permitir también la instalación de cámaras de seguridad en las naves.


"Narcovacas"


La incautación de 4,5 toneladas de cocaína dentro del buque colombiano Orión V, el 28 de enero, encendió las alarmas de lo que podría haber detrás de la exportación de bovinos colombianos a países tan lejanos como el Líbano; el destino final de esta embarcación.


El cargamento de droga fue descubierto entre las 1.750 reses que se encontraban en deplorables condiciones al ser detenidas en las Islas Canarias, por las autoridades de España.


Desde el 2019 esta práctica del narcotráfico, propia del capo de la mafia, Pablo Escobar, ha venido aplicándose con cierta frecuencia en naves de este tipo. Pues así lo explicó la senadora y defensora de los derechos de los animales, Andrea Padilla, quien le ha seguido la pista a esta situación desde ese momento.


Todo comenzó con “algunas sospechas de que en estos barcos estaban traficando drogas”, tras conocerse la detención de una embarcación proveniente de Colombia en el Puerto de Las Palmas, también en Canarias; con cinco mil animales vivos. Al momento de hacer la inspección, la Policía española reportó que no fue procedente por los olores que demandaba la cantidad de animales muertos y en descomposición que habían encontrado. Una modalidad similar a la de Pablo Escobar, quien usaba los excrementos de los animales exóticos que entraba ilegalmente a Colombia para camuflar la cocaína.


De ahí en adelante, Padilla ha seguido muy de cerca este tipo de situaciones asociadas con el narcotráfico. “En esa época pusimos por primera vez el tema en la agenda, a través de un proyecto de ley, pero fue ahora como senadora cuando tuve la oportunidad de radicar esta iniciativa”. Sin embargo, la propuesta se cayó en el Congreso por falta de votos.


Es dramática la situación que viven los animales que hacen parte de “un negocio innecesario y cruel”.


La tragedia del ganado de exportación


La crueldad que viven los animales en estos “barcos de la muerte” es perversa.


Uno de los pecados contra estos animales es que “se está exportando ganado de hasta 300 kilos, animales muy flacos que deberían tener mínimo de 400 kilos, una situación que termina siendo un negocio muy lucrativo para los grandes exportadores”.


La tragedia de los animales es doble; una para los que sobreviven y otra para los que mueren en el camino: “los vivos son matados en unas condiciones dramáticas, sin aturdimiento, los degüellan sin que hayan perdido previamente la conciencia, y por supuesto esto hace que los animales sufran muchísimo porque están conscientes y se están desangrando. Les cortan los tendones, les sacan los ojos; es una cosa dramática”.


En el caso de los que van muriendo en el barco los van arrojando al mar enteros. Aunque existe la regla de que los animales se deben arrojar, previamente deben ser despostados o descuartizados, pero “en el caso de Colombia los arrojan enteros, tanto así que se han encontrado cadáveres de vacas y de toros en balnearios, animales que llegan a las islas en cuerpo, lo que significa una contaminación marítima.


Las irregularidades detrás de ‘Orión V’


La senadora explicó una situación que podría ser un tanto sospechosa sobre los antecedentes de la embarcación que fue incautada en los últimos días. De acuerdo con Padilla, Orión V es el mismo buque conocido como Spiridon, al que presuntamente le cambiaron el nombre luego de que se destapara su participación en el tráfico de drogas.


“Este barco tiene 58 hallazgos graves y está en la lista negra de los buques para transporte de animales. Es el mismo buque, solo que les cambian de nombre cuando hay alguna situación de desprestigio”.

Aunque la animalista desconoce quiénes son los propietarios, tiene claridad de que son buques contratados por empresas exportadoras como: Gold Land, Frontera Vacana y Expo Ganados, que son las representaciones más grandes del país.


Son de familias de grandes, familias ganaderas exportadoras. Son ellos los que contratan estas embarcaciones, pero el actor más importante es la empresa exportadora, porque los ganaderos venden sus animales, pero las exportadoras son las que los montan el buque y la que tiene la responsabilidad en el traslado y la llegada".

¿Y la oposición?


Una de las tácticas del Centro Democrático ante la implicación de dos de sus más importantes referentes en el caso de las "narcovacas" - el ganadero José Félix Lafaurie y su esposa, la senadora María Fernanda Cabal, es culpar al Gobierno de la cocaína incautada.


Al no ser Colombia un país socialista ni comunista, donde el Estado monopoliza la exportación e importación, el "negocio" pertenece a grupos de familias tradicionales, vinculadas en este caso a la ganadería.


En la historia del tráfico de drogas, los envíos fueron practicados inicialmente por privados con mayor o menor complicidad del Estado. Con el transcurso del tiempo, la figura de los viejos "capos" popularizadas en las novelas fue eliminada, pasando los gobiernos de turno a acaparar el negocio.


La administración del Presidente Gustavo Petro vino a cortar de cuajo con este flagelo, bien visto por algunos nostálgicos de la "proliferación" de dinero circulante, reemplazando las ganancias que en sus cauces naturales debería provenir del empleo, la industria, el comercio, entre otros sectores, siempre precarizados de forma alevosa.


Si los grupos opuestos insisten en achacar la responsabilidad al oficialismo; ¿cuál es el sentido de los ataques despiadados, la falta de respeto, la tergiversación de la información, la mentira, la calumnia, al tener otro presidente "cómplice" en la Casa de Nariño?


La mismísima Biblia da un claro ejemplo al respecto en San Marcos 3: 24 - 26, según la versión Reina Valera de 1960: "Si un reino está dividido contra sí mismo, tal reino no puede permanecer. Y si una casa está dividida contra sí misma, tal casa no puede permanecer. Y si Satanás se levanta contra sí mismo, y se divide, no puede permanecer, sino que ha llegado su fin".


Para bien o mal, las vías legales, constitucionales, republicanas o democráticos, hasta el momento siempre fueron la constante de un Gobierno, elegido por la mayor parte de la ciudadanía para acabar con los negocios del poder de turno y si tiene inconvenientes a la hora de lograrlo, se debe al enquistamiento de corrupción heredada dentro de las esferas del Estado, incluida la justicia.


Fuente: LAS 2 ORILLAS / RCN / DIARIO EL POLITICÓN DE RISARALDA

6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page