Traspaso de mando será un derroche, pero de cultura e inclusión

La investidura de Gustavo Petro el próximo 7 de agosto, a la que se espera asistan más de una decena de jefes de Estado y un público de unas 100.000 personas, será diferente a las ceremonias anteriores y estará llena de símbolos para el traspaso del poder al primer presidente de izquierda de Colombia.

“La posesión presidencial de Gustavo Petro marca una nueva historia para Colombia porque no es la posesión de un presidente, es la posesión de los colombianos“, manifestó la coordinadora de comunicaciones del acto, Marisol Rojas. El rey Felipe VI de España encabeza la lista de jefes de Estado y representantes gubernamentales que se darán cita el 7 de agosto en la Plaza de Bolívar, en Bogotá, donde este fin de semana cuadrillas de obreros preparaban el montaje de la tarima de la ceremonia de investidura. Entre los presidentes que asistirán figuran los de Chile, Gabriel Boric; Argentina, Alberto Fernández; Perú, Pedro Castillo; Ecuador, Guillermo Lasso; Paraguay, Mario Abdo Benítez; Bolivia, Luis Arce; República Dominicana, Luis Abinader; Panamá, Laurentino Cortizo; Costa Rica, Rodrigo Chaves, y Honduras, Xiomara Castro, según el equipo del presidente electo. Igualmente, estarán en Bogotá el jefe de Gobierno de Curazao, Bernard Whiteman; el vicepresidente de El Salvador, Félix Ulloa, y Beatriz Gutiérrez, esposa del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador. La espada de Bolívar El equipo de Petro también ha dicho que la transmisión de mando será el “abrebocas para Colombia y el mundo del inicio de una nueva forma de gobernar en donde el respeto por la vida en todas sus expresiones será prioridad y se trabajará por un país inclusivo desde y con los territorios, un gobierno realmente comprometido y cercano a la ciudadanía”. Al subrayar esas tareas añaden que Colombia será un “solo equipo que construirá una nación en paz y próspera desde la diferencia a través de consensos”.

Entre el cúmulo de simbolismos programados para la jornada sobresale la espada del Libertador Simón Bolívar, que fue robada en 1974 del museo Quinta de Bolívar, en Bogotá, por el Movimiento 19 de Abril (M-19), guerrilla de la que hizo parte el electo presidente en su juventud, y que posteriormente fue devuelta.

Al comentar el significado que puede tener este objeto histórico en su posesión, Petro dijo el pasado viernes que se podrá apreciar “la espada desenvainada, no como símbolo de guerra sino, como dijo su propietario cuando la desenvainó, que solo se debería envainar cuando haya justicia en Colombia”.


Fuente: NOTICIAS UNO

2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo