top of page

El gobierno del cambio



Por Óscar Gil, “Ogil”


Se cumplen apenas 127 días de instaurado el nuevo gobierno

Y… se respiran aires de transformación, tanto por las acciones y lineamientos de cambio emprendidos por el presidente Gustavo Petro como por las nuevas ideas y reflexiones que traen consigo sus intervenciones. Mencionaré algunos ejemplos que dan cuenta de este cambio; pero…, dado el vertiginoso accionar del mandatario y de su equipo de trabajo, con seguridad se me quedarán muchos más en el tintero.


Sin embargo –hay que decirlo–, el alza de la gasolina para cubrir el déficit de estabilización de precios por falta de pago del gobierno anterior a la espera de obtener réditos electorales, y la necesaria reforma tributaria en la que los que ganen más pagarán más impuestos, sin afectar los productos de la canasta familiar, para contribuir a la inversión social, constituyen el alto costo que los colombianos (de izquierda, derecha, centro y apolíticos) debemos sufragar, ‘gracias’ a la olla presupuestal raspada que nos dejó el expresidente Duque.


Comencemos por celebrar el nombramiento de un gabinete paritario (nueve mujeres y nueve hombres) de conformidad con lo dispuesto en la ley 581 del 2000, conocida como Ley de Cuotas o de Equidad de Género, la que reglamenta una adecuada y efectiva participación de la mujer en los niveles decisorios de las diferentes ramas y órganos del poder público. Todos sus ministros –sin excepción– tienen la formación, experiencia y conocimientos que demanda cada cartera. A los nombrados les sugirió tener en cuenta jóvenes profesionales para ocupar los viceministerios.


En cumplimiento de su política para una real inclusión, designó un afrodescendiente como embajador de los Estados Unidos; y una líder social de las comunidades indígenas, defensora de los derechos humanos, como embajadora ante la Organización de las Naciones Unidas ONU. Y, así mismo, creó el Ministerio de la Igualdad, que se enfocará en trabajar por la equidad y el bienestar de todas las comunidades.


Se estudia la reforma al Congreso para reducir salarios, castigar ausentismo y prebendas a cambio de la aprobación de leyes.


Resulta novedosa la revisión con los Estados Unidos de las políticas antidrogas, para que no generen más muertes. Empezando por reglamentar las solicitudes de extradición (narcotraficante que se someta al Estado y deje de delinquir no se extradita); y la no asperción aérea de glifosato, reemplazándola por métodos menos dañinos.


En materia plenipotenciaria: el restablecimiento de relaciones diplomáticas y comerciales con Venezuela que –aunque a algunos les produzca urticaria– contribuirá a la búsqueda de la paz total y al fortalecimiento de la economía interna; y la solicitud de suprimir la visa de turismo estadounidense para los colombianos.


Es de vital importancia el reconocimiento del proceso de paz y la implementación de los acuerdos, con la participación de la JEP y de la Comisión de la Verdad. Del mismo modo, los diálogos de paz con los grupos subversivos: el ELN, las disidencias de las Farc y el Clan del Golfo, mediante el envío a Cuba de una comisión negociadora de alto nivel y la suspensión de órdenes de captura y de extradición para los negociadores, según lo dispuesto en la ley 418 de 1997; así como la búsqueda de elementos jurídicos para la desmovilización de las Bacrim. El Presidente oficializó el inicio de estos diálogos, mediante una mesa de concertación con las bandas criminales de Buenaventura: ‘Los Shotas’ y ‘Los Espartanos’, 1.760 jóvenes que hacen parte de este proceso (la ciudad lleva 87 días sin homicidios reportados).


Mediante la ley 418 del 2022 –sancionada por el Presidente el viernes 4 de noviembre– se le dio prórroga y regulación a la Ley de Orden Público que faculta al gobierno para negociar con grupos subversivos, potestad tendiente a alcanzar el sueño de la paz total en Colombia. De hecho, el Consejo de Seguridad de la ONU, la OEA, los gobiernos de EE. UU, la Unión Europea, el Reino Unido y Canadá garantizan pleno respaldo internacional a este proceso.


En materia de reorganización militar y policial, hay que reconocer el acierto de sus acciones encaminadas a alcanzar la paz y el orden público, como: las órdenes de suspensión de bombardeos en campamentos donde haya certeza de la presencia de menores de edad; el retiro de bachilleres policías en zonas de alta concentración del conflicto; los ajustes en la cúpula militar y policial, mediante el llamado a buen retiro de 24 oficiales del Ejército y 23 de la Policía, más seis militares de la Fuerza Aérea y seis de la Armada Nacional; la reestructuración sustancial del Esmad, que en adelante se llamará Unidad de Diálogo y Acompañamiento a la Manifestación Pública; la abolición del servicio militar obligatorio: los jóvenes podrán escoger como alternativa la alfabetización digital, trabajos por la paz, los DD. HH., y la protección de la naturaleza.


Liberación temporal de 171 jóvenes (sindicados, mas no condenados) de la llamada Primera Línea; injustamente encarcelados –ad portas de la elección presidencial– durante las protestas del estallido social, quienes podrán ser gestores de paz (pero… sus procesos ante la Fiscalía continuarán, esperando los resultados de las investigaciones). Los designados como gestores tendrán tareas de reconciliación vigiladas por el comisionado de paz; y en caso de no cumplir estas actividades se les revocará la medida y deberán regresar a prisión intramural. Los 19 ya condenados por los jueces no podrán salir, entre ellos Sergio Pastor, alias “19” (condenado –por delitos de tortura– a 14 años de prisión).


En el aspecto económico, este gobierno ya tomó fuertes medidas de austeridad, mediante la supresión de gastos suntuarios y superfluos; el desmantelamiento de nóminas paralelas en las entidades públicas; la supresión de asesorías y consejerías, y de 123 cargos –innecesarios– en la Presidencia de la República; la rescisión de la contratitis con el Estado (dos y hasta cinco o más contratos por servicios, con personas y entidades que los tienen al mismo tiempo); la eliminación del cobro del 4 por mil para transacciones bancarias menores a 13 millones de pesos mensuales; la reducción de las tarifas de servicios públicos; la presentación de reformas: tributaria, agraria, educativa, pensional, de la salud y de la justicia (cambiando el prototipo de esta: de punitiva a restaurativa, lo que equivale a menos cárcel y más reparación); el retorno a la legislación laboral –mediante concertación (gobierno, gremios de la producción y centrales obreras) y acatando recomendaciones de la Organización Internacional del Trabajo OIT–, reconociéndoles a los trabajadores el pago de recargos nocturnos, dominicales y festivos, descansos, vacaciones, salud y seguridad laboral, y aboliendo los contratos por prestación de servicios, que empleadores suspendían sin previo aviso.


La reforma al Estatuto de Ciudadanía Juvenil, que contemple el aumento de los cupos en todos los niveles de la educación pública; para implementar la gratuidad (matrícula cero) en todos los estratos sociales, alcanzando un amplio cubrimiento. La reforma del Icetex, en beneficio de los deudores, mediante condonación de sus obligaciones; la ratificación del Acuerdo de Escazú, para la protección del medio ambiente y de sus líderes; y la Comisión Internacional contra la Impunidad, y de otra para la Declaración de los Derechos del Campesino.


Reforma Rural Integral y compra de tierras: El Gobierno y Fedegán firmaron acuerdo para compra de tres millones de hectáreas de tierra. También se crea por Ley, la Jurisdicción Agraria. Recuperación de baldíos entregados irregularmente a particulares, para devolvérselos a familias indígenas, campesinas y afros.


Para iniciar el fortalecimiento del campo se efectuó en Bogotá la primera Convención Nacional Campesina, la que logró aglutinar más de 2.500 agricultores y pescadores en un mismo escenario, con altos funcionarios como el Presidente, la vicepresidente, senadores de la bancada de Paz del Congreso, ministros de Agricultura, Ambiente, Trabajo y del Interior, entre otros altos ejecutivos. Evento que revive los ejes fundamentales del agro: agua, democracia, libertad, paz, y producción alimentaria; evolución tendiente a articular la dispersión organizativa que tiene el campesinado.


Reducción, al 50%, del Seguro Obligatorio de Accidentes de Tránsito SOAT. Esta normativa rige a partir de hoy jueves 15 de diciembre, para motos de bajo cilindraje (200 cm3), vehículos de negocios, taxis, microbuses, buses y bujetas de servicio público urbano e intermunicipal; intensificando los controles para prevenir el fraude en las reclamaciones.


MinEducación cambia Programa de Alimentación Escolar, PAE. Se ordena prorrogar el programa durante el periodo de vacaciones.


Aprobada la ley 2072 de Regalías, la que casi duplica el dinero que recibirán las regiones: $31.3 billones de pesos, para el bienio 2023/2024, que se repartirán entre los municipios más pobres del país.


Reactivación de los mataderos municipales, precisando muy bien cuáles son los requisitos sanitarios de las plantas de sacrificio, para acabar con el monopolio que encarece los precios de la carne.


Se pone en marcha el Programa Nacional de Lucha contra el Hambre, con numerosas iniciativas.


Priorización de la defensa del patrimonio cultural de la Nación: retornaron al país 274 piezas precolombinas que se encontraban en los Estados Unidos.


La regulación de las corridas de toros, de tal forma que se conviertan en una fiesta sin maltrato animal; la prohibición de las peleas de gallos; y la apertura al público de uno de los lugares más icónicos del centro de Bogotá: la emblemática plaza Núñez, que divide el Capitolio Nacional (sede del Congreso) y la Casa de Nariño (sede de la Presidencia).


MinSalud anuncia cambio en modelo de salud, será preventivo y predictivo; y toma medidas frente a la escasez de medicamentos, reduciendo precios de algunos de ellos. Avanza el estudio para abolir la intermediación de las EPS. La Sociedad de Activos Especiales SAE (bienes incautados a la mafia) dispuso que Drogas La Rebaja hará parte del Sistema de Salud Pública.


La SAE le entrega a la Universidad del Valle un edificio de 2.762 m² para habilitarlo como la nueva facultad de derecho.


El Senado aprobó la primera reforma tributaria progresiva en la historia del país, la que recaudará (2023/2026) $20 billones anuales, para ejecución de políticas sociales. Y se aprobó el Presupuesto General de la Nación para el 2023 por $4.056 billones.


Se incrementa en un 125% el presupuesto para la cultura. La política cultural tendrá un componente de paz.


Y su decisión más trascendental: la socialización del Plan Nacional de Desarrollo, que se lleva a cabo mediante diálogos vinculantes regionales y mesas de concertación con su gabinete ministerial en pleno y la participación directa de todos los colombianos. Ya van más de 100 eventos de esta naturaleza.


Como se puede apreciar, no son pocas las ejecuciones inherentes a las promesas en campaña y a la cristalización de las ideas de cambio, que bien pudiéramos resumir en las siguientes 15 frases:

* “Este gobierno es cero corrupción. Nosotros no podemos permitirla..., no podemos fallar” {Advertencia a sus ministros, en el momento de posesionarlos}.

* “Vamos a construir un Gran Acuerdo Nacional para fijar la hoja de ruta de la Colombia de los próximos años”.

* “Cumpliremos el Acuerdo de Paz, siguiendo a rajatabla las recomendaciones del Informe de la Comisión de la Verdad”.

* “Para lograr una paz segura, esta se hace entre rivales”.

* “La seguridad se mide en vidas; no, en muertos”.

* “La Policía no está para perseguir jovencitos en los parques” {En la entrega del mando al nuevo director de la institución}.

* “No solo soy su comandante en jefe, sino su hermano decidido a llevarlos a la paz” {Discurso ante la nueva cúpula militar}.

* “Volveremos a construir distritos de riego con el Ejército; casas campesinas y caminos vecinales, con los soldados de la Patria”.

* “Nuestros tres derroteros: justicia social, justicia ambiental y paz total, con inversión social, para hacer de Colombia una potencia mundial”.

* “Vamos a desarrollar el capitalismo en Colombia, no porque lo adoremos, sino porque tenemos primero que superar la premodernidad en Colombia, el feudalismo y los nuevos esclavismos” {Capitalismo progresista vs. capitalismo salvaje}.

* “Los impuestos no serán confiscatorios, sino simplemente justos” {No confundir con expropiación}.

* “Habrá impuesto a las Iglesias con ánimo de lucro o sin él, como ejemplo de solidaridad social y ecuménica”.

* “El impuesto a los productos azucarados y a los embutidos no es para recaudar plata, sino para que la gente los consuma menos”.

* “Lo mejor de ser Presidente, el abrazo de una mujer pobre”. {Respuesta a esa pregunta, en una entrevista con RCN}.

* “Les invito a detener la guerra y el desastre climático…, convoco a toda América Latina en este propósito, para derrotar lo irracional y salvar íntegramente la selva amazónica con los recursos que se puedan destinar a la vida y no a las armas” {Discurso ante el pleno de la Organización de las Naciones Unidas ONU}.


Colofón


El Presidente de la reconciliación y de la paz ha llevado a cabo, en tan solo cuatro meses (con apego a la Constitución y a la ley, al respaldo de la bancada mayoritaria del Congreso, y pese a los palos en las ruedas que la oposición irreflexiva le ha puesto a la transformación del país) lo que no quisieron hacer los gobiernos corruptos y violentos de los últimos 20 años. Y si cumple con buena parte de lo proyectado será suficiente… para que los colombianos vivamos sabroso.


“Si al Presidente le va bien, a Colombia le va bien”.














www.ogil.info

@OscarOgil

82 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page